Su majestad domina sobre toda tempestad

Hace un tiempo atrás tuve la oportunidad de ver un espectáculo maravilloso desde el aire. Iba en un vuelo nocturno, de camino a Indiana y de repente, a lo lejos, ví como el cielo comenzaba a iluminarse de forma intermitente. Varios segundos después me di cuenta de qué era lo que estaba sucediendo. Estaba de frente a una gran tormenta eléctrica. El avión en el cual me encontraba era uno de estos modelos más pequeños que se utilizan en vuelos regionales y que generalmente vuelan a una altura más baja que los aviones comerciales más grandes. Esto me permitió ver de cerca cómo se dibujaban los rayos en el firmamento oscuro y cómo las nubes se iluminaban en el cielo, cual espectáculo artístico.

Fué extraordinario ver el poder de la naturaleza desde el aire, en aquella noche. Mientras contemplaba este fenómeno por la ventana del avión venía a mi mente un texto bíblico:

“Voz de Jehová sobre las aguas; Truena el Dios de gloria, Jehová sobre las muchas aguas... Jehová preside en el diluvio, Y se sienta Jehová como rey para siempre. Jehová dará poder a su pueblo;Jehová bendecirá a su pueblo con paz.” ( Salmo 29:3,10-11)

El escritor de este salmo describe una serie de fenómenos naturales, todos extraordinarios y poderosos y lo hace de una forma bien viva y gráfica. No tengo duda de que tuvo que haberlos experimentado para poder describirlos tal y como lo hizo. El toma la ocasión para contrastar la majestad y el poder de Dios a través de lo que está describiendo. Pero lo interesante es que termina declarando la presencia del Dios que bendice a su pueblo con paz.

Puede ser que recientemente hayas experimentado huracanes, terremotos y hasta tormentas eléctricas en tu vida. Pero el Dios de poder habita en medio de todos esos eventos. Su majestad domina sobre toda tempestad, sobre toda tormenta, sobre todo vendaval. Pero lo más significativo es que ese Dios de poder ha prometido bendecir a su pueblo con paz. ¿Necesitas eso hoy? Pídelo para ti.

Leave a Reply