Today: Dec 9, 2019
Today: Dec 9, 2019

714 Restauración de la Adoración (Pt VI)

Descarga la versión Institucional de El Heraldo

¿Nace de ti un gran deseo de profundizar en la palabra de Dios y conocer más de lo que cada uno de estos estudios pueden ofrecerte?. Descarga la version institucional de El Heraldo y llevas tus notas para referencias de estudio y demás

DESCARGAR

Restauración de la adoración (Pt VI)

Pastor Mizraim Esquilín-García

Salmo 80, RV 1960

1 Oh Pastor de Israel, escucha; Tú que pastoreas como a ovejas a José, Que estás entre querubines, resplandece. 2 Despierta tu poder delante de Efraín, de Benjamín y de Manasés, Y ven a salvarnos. 3 Oh Dios, restáuranos; Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos. 4 Jehová, Dios de los ejércitos, ¿Hasta cuándo mostrarás tu indignación contra la oración de tu pueblo? 5 Les diste a comer pan de lágrimas, Y a beber lágrimas en gran abundancia. 6 Nos pusiste por escarnio a nuestros vecinos, Y nuestros enemigos se burlan entre sí. 7 Oh Dios de los ejércitos, restáuranos; Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos

 Worship is to feel in the heart and express in an appropriate manner a humbling but delightful sense of admiring awe. Worship humbles you. The proud man can’t worship God any more than the proud devil can worship God. There must be humility in the heart before there can be worship. If it isn’t mysterious there can be no worship. If God can be understood by me then I cannot worship God.”[1]  A.W. Tozer

Worship is the moral imperative of the Christian and yet it is the missing jewel in evangelical circles….[2]  A.W. Tozer

Las reflexiones anteriores nos han permitido concluir que la adoración demanda que los adoradores se conviertan en interlocutores de unas enseñanzas divinas. El análisis del Salmo 96 nos ha  permitido revisar las primeras cuatro (4) de siete (7) aseveraciones que este salmo identifica como parte de esa demanda. Reiteramos que esas enseñanzas deben formar parte de nuestros procesos de adoración. Es muy importante subrayar que hemos estado utilizando este Salmo como bosquejo rector para el proceso de la restauración de la adoración.

En esta reflexión nos proponemos culminar el análisis de una de las tres (3) enseñanzas restantes que aparecen en el salmo antes mencionado.

A continuación la versión que la Nueva Traducción Viviente (NTV) nos regala acerca del mismo:

1 ¡Canten al Señor una nueva canción! ¡Que toda la tierra cante al Señor! 2 Canten al Señor, alaben su nombre; cada día anuncien las buenas noticias de que él salva. 3 Anuncien sus gloriosas obras entre las naciones; cuéntenles a todos las cosas asombrosas que él hace. 4 ¡Grande es el Señor! ¡Es el más digno de alabanza! A él hay que temer por sobre todos los dioses. 5 Los dioses de las otras naciones no son más que ídolos, ¡pero el Señor hizo los cielos! 6 Honor y majestad lo rodean; fuerza y belleza llenan su santuario. 7 Oh naciones del mundo, reconozcan al Señor; reconozcan que el Señor es fuerte y glorioso.

8 ¡Den al Señor la gloria que merece! Lleven ofrendas y entren en sus atrios. 9 Adoren al Señor en todo su santo esplendor; que toda la tierra tiemble delante de él. 10 Digan a todas las naciones: «¡El Señor reina!». El mundo permanece firme y no puede ser sacudido. Él juzgará a todos los pueblos con imparcialidad. 11 ¡Que los cielos se alegren, y la tierra se goce! ¡Que el mar y todo lo que contiene exclamen sus alabanzas! 12 ¡Que los campos y sus cultivos estallen de alegría!  Que los árboles del

bosque canten de alegría 13 delante del Señor, ¡porque él viene! Viene a juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia  y a las naciones con su verdad.”

La quinta cosa que hay que enseñar a través de la adoración es que al Señor hay que adorarle en todo su santo esplendor. O como dice la versión Reina-Valera 1960:

9 Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad;

A continuación algunas versiones bíblicas que nos pueden arrojar luz acerca del mensaje –enseñanza que publica el verso nueve (9) de este salmo:

Alaben al SEÑOR en su hermoso templo; que toda la tierra tiemble delante de él.”  / PDT

Adoren al Señor en todo su santo esplendor; que toda la tierra tiemble delante de él.” / NTV

adoren al Señor en su hermoso santuario. ¡Que todo el mundo tiemble delante de él!” / DHH

¡Inclínense ante él en su santuario majestuoso!¡Que toda la tierra le rinda homenaje!” / TLA

Es imprescindible señalar la invitación que se nos hace aquí para que lleguemos al santuario bello, hermoso y esplendoroso del Señor. Sin duda alguna parece que el salmista estaba muy enamorado de la belleza del templo que había en Jerusalén. A esto hay que añadir que esta expresión se repite al menos en cuatro (4) ocasiones en el Antiguo Testamento: 1 Cró 16:29; 2 Cró 20:21; Sal 29:2; Sal 96:9.

El análisis somero de estos pasajes ayudará a ampliar nuestra interpretación de esta demanda. En la primera ocasión al utiliza David cuando acabó de poner el Arca del Pacto en la tienda que había preparado para ella (1 Cró 16:1). O sea, que no existía un santuario humanamente hermoso y sofisticado. La versión Reina Valera de 1960 nos extravía un poco en la segunda ocasión: “glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre”. El texto en hebreo de 2 Cró 20:21 posee la siguiente frase:

lehad rat kódesh betzet

El texto en hebreo del Sal 96:9 posee la siguiente frase:

behad rat  kódesh chílu

Ambas frases describen la hermosura de la santidad de Aquél al que adoramos. O sea, que la frase  que la versión RV 1960 traduce como “glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre”, puede ser traducida literalmente como “adorad la hermosura de la santidad.” Así lo recogen algunas versiones bíblicas:

21 Después de consultar con el pueblo, el rey nombró cantores que caminaran delante del ejército cantando al Señor y alabándolo por su santo esplendor. Esto es lo que cantaban:” / (NTV)

21And when he had consulted with the people, he appointed singers unto the LORD, and that should praise the beauty of holiness, as they went out before the army, and to say, Praise the LORD; for his mercy endureth for ever.” / (KJV)

Lo que hace extraordinario todo este análisis es que el pasaje de 2 Crónicas lo que recoge es el

momento en que el rey Josafat ordena a los cantores que esta sea una de las expresiones que tienen que utilizar para adorar cuando el pueblo se encuentra enfrentando una amenaza. Había un peligro militar; una invasión, un problema de seguridad nacional. Esto es, no se trataba de reconocer la hermosura de esa santidad en un santuario. Se trataba de reconocer la hermosura de la santidad de Dios en una alabanza en medio del peligro.

El Salmo 29 nos ofrece la tercera ocasión en la que se utiliza esta expresión en la Biblia. Este Salmo describe la presencia de Dios en medio de la tormenta y se ha colocado en el libreo de los Salmos luego del Salmo 28, un salmo que ha sido descrito por muchos exégetas como el salmo del silencio. Esto es, el salmista expresa allí muchas cosas correctas e intensas ante el Señor. Él mismo se da algunas respuestas para sus necesidades, pero nunca se lee en este salmo alguna respuesta celestial que él haya recibido en medio de sus oraciones.

Resumiendo, David utiliza la frase “hermosura de su santidad ” (behad rat  kódesh) en medio de una tormenta y luego de experimentar el silencio de Dios. Otra vez, no hay un santuario descrito en esta ocasión.

No creemos que la conclusión para todo esto sea muy difícil de aceptar. Aquellos que adoramos al Señor debemos ser capaces de chocar con la hermosura de la santidad de Dios, en cualquier lugar en el que decidamos adorarle y en cualquier situación por la que estemos atravesando

Es más, es muy bueno adorarle cuando somos invadidos por las bonanzas que trae la vida, en medio de sus bienaventuranzas y de los escenarios de triunfos que podemos experimentar en ella. Sin embargo, nada es tan hermoso como el privilegio de poder adorar a Dios en la hermosura de Su santidad en medio del conflicto, del silencio y de las tormentas que la vida trae.

Es muy cierto que nada sustituye la bendición y el privilegio de poder entrar al santuario, al templo para adorar al Señor. Pero no es menos cierto que el Señor manifiesta la hermosura de Su santidad en cualquier lugar. Los adoradores tenemos que demostrar esto como una enseñanza fundamental a todos aquellos que contemplan nuestras vidas como ofrendas de adoración al Todopoderoso Dios.

Esto último trae a nuestra memoria unas expresiones lapidarias escritas por un teólogo llamado Paul Tillich hablando acerca de la santidad de Dios en el encuentro que el profeta Isaías describe en el capítulo seis (6) de su libro :

Gloria sin pureza es el carácter de todos los dioses paganos. Y pureza sin Gloria es el carácter de todas las ideas humanísticas acerca de Dios. El humanismo ha transformado la inaccesibilidad de Dios en la sublimidad de sus mandamientos morales. El humanismo ha olvidado que la majestad de Dios, tal como la experimenta el profeta, entraña la conmoción de los cimientos, donde quiera que Dios aparezca y el velo de humo, cada vez que Dios se muestre. ….Santo significa perfección moral, pureza, bondad, verdad y justicia. La Gloria de Dios puede llenar el mundo entero, solo porque Él es santo en este doble sentido (gloria y pureza)….Pero “santo” significa también perfección moral, pureza, bondad, verdad y justicia. La gloria de Dios puede llenar el mundo entero, sólo porque Él es santo en este doble sentido. La gloria de los dioses que no son santos en este doble sentido, únicamente pueden llenar un solo país, una familia o una tribu, una nación o un estado, una sola esfera de la vid humana. Por consiguiente, no poseen la verdad, la justicia y la pureza del Dios que realmente es Dios. Son demonios que aspiran a la santidad, pero que se ven excluidos de ella, porque su gloria es una majestad sin pureza. Digamos, pues, sobre todo en estos tiempos de ahora: ‘¡Tú solo eres santo!’ ” Paul Tillich[3]

La quinta enseñanza que nos conmina este salmo es a adorar a Dios en medio de la belleza de esa santidad. Ese concepto, “adorad” es la traducción al español del verbo hebreo “shâchâh” (H7812). Este

concepto aparece en 166 ocasiones en las Sagradas Escrituras (AT) y significa postrarse reconociendo la realeza o a Dios, tirarse al suelos, humillarse, hacer reverencia, y/o adorar, entre muchos otros.

Es esto lo que hace Abraham en muchas ocasiones cuando Dios viene a visitarle.

1 Después le apareció Jehová en el encinar de Mamre, estando él sentado a la puerta de su tienda en el calor del día. 2 Y alzó sus ojos y miró, y he aquí tres varones que estaban junto a él; y cuando los vio, salió corriendo de la puerta de su tienda a recibirlos, y se postró en tierra, 3 y dijo: Señor, si ahora he hallado gracia en tus ojos, te ruego que no pases de tu siervo. 4 Que se traiga ahora un poco de agua, y lavad vuestros pies; y recostaos debajo de un árbol, 5 y traeré un bocado de pan, y sustentad vuestro corazón, y después pasaréis; pues por eso habéis pasado cerca de vuestro siervo. Y ellos dijeron: Haz así como has dicho.”   /    (Gn 18:1-4)

1 Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo, 2 y dijo: Ahora, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies; y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino. Y ellos respondieron: No, que en la calle nos quedaremos esta noche. 3 Mas él porfió con ellos mucho, y fueron con él, y entraron en su casa; y les hizo banquete, y coció panes sin levadura, y comieron.”  /  (Gn  19:1-3)

Nota:    Abraham porfía mucho con los visitantes celestiales para que se queden. Si todos ellos hubieran

sido ángeles no habrían recibido la adoración (Apoc. 19:10; 22:10). Uno de estos seres celestiales

es sin duda alguna Dios mismo. Si Abraham no porfía con ellos para que se quedaran, luego de

adorar a Dios, no habría recibido la oportunidad de saber acerca de Sodoma y Gomorra y no

habría sido capaz de interceder por su sobrino Lot.

1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 2 Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. 3 Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo. 4 Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos. 5 Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros.”  (Gn 22:1-5)

7 Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó el Tabernáculo de Reunión. Y cualquiera que buscaba a Jehová, salía al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento. 8 Y sucedía que cuando salía Moisés al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba, y cada cual estaba en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisés, hasta que él entraba en el tabernáculo. 9 Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés. 10 Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba.”  /  (Ex 33:7-10)

Podemos ver en todas estas ocasiones que la presencia del Señor conmina a todos aquellos que la experimentan a postrarse delante de la hermosura de la santidad de Dios.

¿Es esto lo que promueve  adoración de la Iglesia posmoderna? ¿Aquellos que nos contemplan adorando en el templo, nos pueden ver adorando fuera de estos? ¿Somos capaces de adorar en medio de tiendas de campaña, en medio de los silencios de Dios o en medido de los temporales que nos trae la vida? ¿Podemos ser capaces de interpretar las amenazas, los peligros personales y nacionales como tiempos en los que hay que invitar a todos a reconocer la hermosura de la santidad del Señor porque su misericordia dura toda la vida? La adoración de la Iglesia de la posmodernidad necesita ser restaurada.

[1] A. W. Tozer on Worship and Entertainment (Kindle Locations 254-258). Moody Publishers. Kindle Edition.

[2] Ibid. loc 268-269

[3] Tillich, Paul (1968).“Se Conmueven los Cimientos de la Tierra”. Barcelona: Ediciones Ariel (pp.141-142).

Leave a Reply