fbpx
Today: Dec 1, 2020
Today: Dec 1, 2020

728 • Completa Paz: el resultado de creer y confiar en Dios • El Heraldo del 26 de enero de 2020 • Volumen XV

Descarga la versión Institucional de El Heraldo

¿Nace de ti un gran deseo de profundizar en la palabra de Dios y conocer más de lo que cada uno de estos estudios pueden ofrecerte?. Descarga la version institucional de El Heraldo y llevas tus notas para referencias de estudio y demás

DESCARGAR

Completa Paz: el resultado de creer y confiar en Dios

Reflexión por el Pastor/Rector: Mizraim Esquilín García _____________   Isa 26:3 1 En aquel día cantarán este cántico en tierra de Judá: Fuerte ciudad tenemos; salvación puso Dios por muros y antemuro. 2 Abrid las puertas, y entrará la gente justa, guardadora de verdades. 3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. 4 Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos. El libro del profeta Isaías es sin duda alguna uno de los libros preferidos de todos aquellos que hemos aceptado a Cristo Jesús como nuestro Señor y nuestro Salvador. No se trata tan solo de la belleza literaria que poseen los 66 capítulos que componen el libro que lleva el nombre de este profeta. Sabemos que no se puede obviar que todos ellos están llenos de diferentes estilos y patrones literarios que nos emocionan, nos asombran y nos confrontan. Sin embargo, un elemento fundamental de este libro es que en muchas ocasiones este nos da la impresión de que estamos frente a un resumen de toda la Biblia cuando transitamos a través de sus páginas. El llamado de este profeta (capítulos 1-6) se expone en este libro como tres (3) introducciones entrelazadas [1] entre sí para luego llevarnos a las profecías que declaran que Dios decidió estar con nosotros (capítulos 7-12: Immanuel). Así mismo continúan sus discursos proféticos individuales contra las naciones (capítulos 13-23), sus profecías contra ellas de forma colectiva (capítulos 24-39), hasta alcanzar su clímax en sus visiones acerca de la salvación gloriosa que promete el Señor (capítulos 40-66). Sin duda alguna que una de las porciones escriturales más hermosas de este libro las encontramos en el capítulo 26. Este es un himno que establece que Samaria pudo caer ante el imperio Asirio y Jerusalén ante el imperio Babilónico, pero la Nueva Jerusalén prometida va a ser inconmovible. El escritor utiliza este himno para describir lo siguiente:
  • Dios guarda a los suyos.
  • La fuente que utiliza para hacerlo es una paz perfecta.
  • Aquellos que se mantienen enfocados en Él son los que disfrutan de esta bendición.
  • Ese enfoque se traduce en confianza en el Señor y en sus propósitos.
¡Este es un himno que celebra nuestra esperanza! Esa esperanza que no nos deja en vergüenza (Rom. 5:5) está garantizada para el futuro y para el aquí y el ahora. La lectura de varias versiones bíblicas de un pasaje siempre ha sido un ejercicio medular para ayudarnos a internalizar la totalidad del mensaje que este comunica. En el caso de este pasaje este ejercicio sin duda alguna supera todas las expectativas que pueda tener un lector. El resultado de analizar Isa 26:1-4 de esta manera puede dar la impresión de que cada versión bíblica parece haber tenido ante sus ojos porciones distintas de la Palabra de Dios. A continuación presentamos algunas versiones bíblicas de este pasaje, encabezando éstas con el énfasis que encontramos en su traducción. Veamos: Palabra de Dios para Todos La confianza nos lleva a mantenernos enfocados en el Señor, y esto permite que experimentemos la paz del Señor Dios

Canción de adoración

26 Ese día se cantará esta canción en la tierra de Judá: «La salvación es nuestra ciudad fuerte; Dios la protege con muros y antemuros. 2 Abran las puertas y dejen entrar a la gente justa que no pierde su fe en Dios.3 Tú les das paz a los que se mantienen pensando en ti, porque en ti han puesto su confianza. 4 Confía siempre en el SEÑOR, porque el Señor DIOS [a] es refugio eterno.”   Nueva Traducción Viviente Concentrarse pensando en el Señor produce confianza y esto permite ser guardados por el Señor con una paz que es perfecta.

Canto de alabanza al Señor

26 En aquel día, todos en la tierra de Judá cantarán esta canción: ¡Nuestra ciudad es fuerte! Estamos rodeados por las murallas de la salvación de Dios. 2 Abran las puertas a todos los que son justos; dejen entrar a los fieles. 3 ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos! 4 Confíen siempre en el Señor, porque el Señor Dios es la Roca eterna.”   Dios Habla Hoy Los de carácter firme son conservados en paz porque han aprendido a confiar en el Señor’.

Canto de victoria

26 En ese día se cantará este canto en la tierra de Judá: «Tenemos una ciudad fuerte; para salvarnos, el Señor levantó murallas y fortificaciones.2 Abran las puertas para que pase una nación justa que se mantiene fiel.3 Señor, tú conservas en paz a los de carácter firme, porque confían en ti. 4 Confíen siempre en el Señor, porque él es refugio eterno.”   Traducción en Lenguaje Actual Dios hace vivir en paz a aquellos que son fieles y confían en el Señor.

Canto de victoria del pueblo de Dios

26 Cuando Dios castigue a nuestros enemigos, la gente de Judá entonará esta canción: «Tenemos una ciudad muy fuerte; Dios levantó murallas y fortalezas para protegernos. 2 Abran los portones de  Jerusalén, pues por ellos entrará un pueblo justo y fiel. 3 Dios hará vivir en paz a quienes le son fieles y confían en él. 4 »Dios es nuestro refugio eterno; ¡confiemos siempre en él! ”   Nueva Biblia de Las Américas El Señor guarda en una paz perfecta al de firme propósito porque éste confía en Él.

En aquel día se cantará este cántico en la tierra de Judá:

«Ciudad fuerte tenemos; Para protección Él pone murallas y baluartes. 2 Abran las puertas para que pueda entrar la nación justa, La que permanece fiel. 3 Al de firme propósito guardarás en perfecta paz, Porque en Ti confía. 4 Confíen en el Señor para siempre, Porque en Dios el Señor,”   Alguien podría preguntarse que cuál de estas traducciones es la correcta. La respuesta es que todas. Cada versión bíblica, además de ofrecernos la traducción de un texto bíblico, nos presenta su interpretación del mismo. Este himno es tan rico en vocabulario y en expresiones literarias que obliga a que lo podamos contemplar desde varias perspectivas bíblico-teológicas. Recordemos que los principios gramaticales y las estructuras morfológicas a las que estamos acostumbrados en español y el inglés no son necesariamente aplicables al lenguaje que se comúnmente se utiliza en el Antiguo Testamento. En el caso de este texto hebreo, la gama de posibilidades es impresionante. Creo que uno de los problemas más grandes que confrontamos aquí es la profundidad que exhibe cada uno de los conceptos que Isaías utiliza. Por ejemplo, el concepto que se traduce aquí como “mente” viene de la raíz de una palabra hebrea que significa algo que usted presiona y aprieta para darle forma (yâtsar, H3335). Al mismo tiempo, el concepto hebreo que se traduce como “confiado” (bâṭach, H982), describe una acción que no es precipitada. Esto es, que se ha decidido confiar luego de examinar la situación en la que uno se encuentra. El concepto hebreo que describe la confianza precipitada, con prisa, con desesperación, es el concepto châsâh (H2620). ¿Qué significa todo esto? Que la “mente,” el pensamiento que se describe aquí es una “mente” a la que se le está dando forma. Además, que el proceso de confiar en el Señor que se describe aquí no es uno en el que el creyente sale despavorido a arrojarse en los brazos del Señor. El proceso descrito aquí define a un creyente que examinó sus opciones y que posee una relación real y personal con el Señor. Este nivel de conocimiento del Todopoderoso ha convencido a este creyente de que no existe una mejor opción que confiar en el Señor y en Su promesas. Esto es lo que dice el texto hebreo de Isa 26:3 (en fonética): “Yétzer samooch  tizor  shalom shalom  ki  vecha  batúach” Esta es la versión oficial traducida por Jewish Publication Society: “3The confident mind You guard in safety, In safety because it trusts in You. 4Trust in the LORD for ever and ever, For in Yah the LORD you have an everlasting Rock. [2]   Confianza en el Señor, permanecer pensando en Él, carácter firme, fidelidad y propósito firme. Estas son las características que poseen aquellos que son guardados en esa paz perfecta que ofrece el Señor. Un dato muy interesante que matiza este pasaje es que el profeta le comunica a los creyentes que esta es una canción de adoración, un cántico de alabanza y/o un cántico de victoria. O sea, que las experiencias de  terror que puede ofrecer la vida jamás serán lo suficientemente fuertes como para poder cancelar esta alabanza. Las tristezas y las fuentes de dolor que nos impactan en la vida no tienen el poder para cancelar la oportunidad de celebrar cantando que tenemos estas promesas y que disfrutamos de ellas. Los terremotos y las tormentas tampoco. Isaías dice que nuestra seguridad es producida por los muros y los antemuros de salvación con los que Dios nos ha rodeado. Es con estas murallas y estas fortificaciones que Él nos protege. Esas fortalezas y esos baluartes de salvación hacen que nuestra “ciudad sea fuerte.” O sea, que la fortaleza para mantenernos de pie y seguros no depende de nosotros sino de Dios. Este profeta añade en este himno que la gente que sabe esto no pierde su fe en el Señor. Esos creyentes que él describe son fieles, son capaces de desarrollar una nación justa, un pueblo justo que sabe ser fiel al Señor. Es entonces que el profeta recibe del Señor la descripción de los procesos mentales que desarrollan todos aquellos que hacen suyas estas promesas. ¿Cuál es la importancia que la Biblia le concede a estos procesos mentales? ¿Por qué es tan importante para Isaías que la mente se mantenga pensando en el Señor? En Julio del 2007 reflexionamos acerca del tema de la armadura del Cristiano utilizando las descripciones ofrecidas en la Carta a Los Efesios (Efe 6:10-20. Una de nuestras exposiciones dominicales giraba alrededor del yelmo de la salvación. Una de las preguntas que formulamos allí nos obligó a plantearnos por qué definen en Efesios el uso de la salvación como si esta fuese un casco o un yelmo. Los cascos militares se usan para proteger la cabeza de los golpes fuertes recibidos en el combate. No podemos minimizar que el enemigo sabe que si nos golpea en una cabeza descubierta, por lo menos logrará desorientarnos. La salvación como casco debe entonces ser entendida como una protección contra los golpes que desorientan. Los creyentes tenemos la obligación de proteger el corazón y la mente. Esto es fácil de entender si tomamos como dato objetivo que el corazón y la mente son las “tarjetas” o blancos que persigue el plan estratégico del enemigo. ¿Será casualidad que la mente y la salvación anden tomadas de la mano en este himno que escribió Isaías? Muchos exégetas han concluido que es Isa 26:1-4 la base que tomó el Apóstol Pablo para escribir Fil. 4:4-9. La incertidumbre y la duda son solo algunas de las armas usadas por el “malo” para procurar desestabilizar nuestra peregrinación en la fe. Un creyente que posee dudas sobre su salvación o que vive en la incertidumbre de su liberación o redención, de su propiciación, de su reconciliación con Dios y/o de su justificación, será sin duda alguna un creyente desorientado y en peligro de muerte. Un creyente “aguzao” nunca se quitará el casco, a menos que esté en un lugar en el que sepa que no será atacado. Todos sabemos que no hay muchos lugares que satisfagan ese requisito. Así mismo operan las dudas y el desaliento ante las pérdidas y las crisis que enfrentamos.

A continuación adelanto algunos elementos que forman parte de la “travesía bíblica” acerca de la importancia de nuestra mente como creyentes en Cristo Jesús:

– Dios escudriña la mente (Jer. 17:10; Apoc. 2:23). – Él pone su ley en nuestra mente y en nuestro corazón (Jer 31:33; Heb. 8:10). – Hay que aprender a amar a Dios con la mente (Mt. 22:37). – Una mente reprobada necesita un milagro (Rom 7:23-25). – Los creyentes en Cristo hemos recibido la promesa de tener Su mente (1 Cor. 2:16). – La mente del pecador está llena de vanidad (Efe. 4:17) – Esa mente requiere renovación (Efe. 4:23) – La Biblia señala que nosotros éramos enemigos de Dios en nuestra mente (Col. 1:21). – Dios nos transforma mediante la renovación de ella (Rom. 12:2).   El profeta Isaías señala que aquellos que han sido invitados a cantar este himno son aquellos que perseveran pensando en el Señor. ¿Por qué? Nuestras batallas espirituales en gran medida poseen su génesis en las realidades que enfrentamos en nuestra vida diaria y las formas y maneras que escogemos para lidiar o manejar éstas. En muchas ocasiones no nos percatamos de la importancia que tiene haber adiestrado nuestra mente para caminar en la vida, tomar decisiones, enfrentar las montañas y los valles de la vida como lo enseña la Palabra de Dios. Esto es, caminar por fe.

¿Qué significa caminar por fe?

En primer lugar, caminar por fe es ser capaz de creer cuando no somos capaces de ver (Heb. 11:1). Esto define la capacidad de seguir viendo el futuro por adelantado; ver el futuro en el presente. Es John F. Kennedy viendo a un ser humano en la Luna antes de que concluyera la década del 60. En segundo lugar, caminar por fe es la capacidad de obedecer aunque no lo entienda. Es Moisés saliendo de Egipto (Heb. 11:27) sin entender, pero caminando como viendo al Invisible. En tercer lugar, caminar por fe es poder dar cuando no tengo. Dios exige mis fuerzas, mis servicios, mi apoyo a otros que están necesitados cuando Él sabe que nuestras cuentas de “banco emocional” están en cero. En cuarto lugar, caminar por fe es perseverar aun cuando no tenemos el deseo ni las fuerzas para hacerlo. Esto es uno de los detalles que subraya Isaías al enfatizar la capacidad que tienen aquellos que cantan el himno de Isa 26:1-4; son fieles y perseverantes. En quinto lugar, caminar por fe es ser capaces dar gracias antes de recibir lo esperado. El mejor ejemplo de esto lo encontramos en Jesús dando gracias al Padre por la resurrección de Lázaro antes de que esta sucediera (Jn 11:41-43). ¿Cuál cree usted que es el significado de las vueltas previas que Israel le dio a la ciudad de Jericó? : expresiones de gracias. En sexto lugar, caminar por fe es continuar confiando aunque no lo reciba.  

El Rdo. Dr. Roberto Ampara Rivera dijo lo siguiente en noviembre del 2008:

Tener fe es ver la realidad de las cosas y aun así seguir soñando, mantenerse firme y seguir creyéndole a Dios.” Esto es así porque caminar por fe no nos hace exentos de enfrentar problemas en la vida. Caminar por fe nos permite recibir herramientas del cielo para lidiar con ellos y vencerlos en el nombre de Jesús. Este ejercicio requiere oración y entrega. Sin embargo, hay que admitir que solo se puede ser efectivo cuando decidimos que nuestra mente esté adiestrada para perseverar creyéndole a Dios y a Su Santa Palabra. Ignorar esto es sentenciarnos a vivir una vida en la frontera de la mediocridad espiritual.  

Un escritor francés llamado François de la Rochefoucauld  (1613-1680) dijo lo siguiente acerca de esto último:

Hay tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse.” La Biblia insiste tanto en esto que hasta nos ofrece categorías y descripciones de las clases de mente que existen. No se trata únicamente de hacernos saber que tenemos la mente de Cristo (Fil. 2:5) o que tenemos que adiestrarnos para llevar cautivo y someter en obediencia todo pensamiento a Cristo Jesús (2 Cor 10:3-5). “3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,”

En adición a esto, la Biblia describe las siguientes clases de mente:

• “ansiosa inquietud”, que en las versiones bíblicas en inglés es definida como “doubtful mind” – Lucs. 12:29 (NVI señala que esto atormenta). – Es de esta clase de mente que se aprovecha satanás (Gn. 3:3-4). – No olvidemos que él es padre de mentira y procura hacernos dudar para destruir nuestra confianza en Dios. • “entendimiento ciego” (2 Cor 4:3,4); incapaz de creer a la verdad celestial. –     “incapaces de comprender la verdad ” (2 Tim 3:7). Una cosas es no ser capaz de creer y otra no ser capaz de comprender la oferta que nos hace Dios. Es de esto que nos habla Juan en su Evangelio cuando nos describe a aquellos que aborrecen la luz para que sus obras no sean reprendidas  (Jn 3:19-20). –       Mente reprobada (Rom 1:28). Esto describe a seres humanos inconscientes e indolentes, sin la capacidad para reconocer sus pecados y arrepentirse de ellos, con resentimientos hacia Dios y hacia Su Iglesia, y sin la sensibilidad a la convicción que provoca el Espíritu Santo.
  • Mente renovada  (Efe 4:23; Rom 12:2).
  • Mente espiritual (1 Cor 2:14-16).
  Isaías se adelantó a toda esta discusión que encontramos en el Nuevo Testamento e inspirado el Espíritu Santo nos invitó a permitir que “formaran nuestra mente,” que la apretaran y que la transformaran. El resultado de este proceso es que podemos permanecer pensando en Él, desarrollar un carácter firme, ser fieles y tener propósitos firmes. Hay un resultado adicional: somos guardados por el Señor en una paz que es perfecta. ____________________________________________________________________________ Referencias: [1] Lange, J. P., Schaff, P., Nägelsbach, C. W. E., Lowrie, S. T., & Moore, D. (2008). A commentary on the Holy Scriptures: Isaiah (p. 10). Bellingham, WA: Logos Bible Software. [2] Inc., Jewish Publication Society. JPS TANAKH: The Holy Scriptures (blue): The New JPS Translation according to the Traditional Hebrew Text (pp. 667-668). The Jewish Publication Society. Kindle Edition. _____________________________________________________________________________ Colaboradores: Reflexión: Rev.  Mizraim Esquilín-García, PhD.  /  Pastor de Comunicaciones: Mizraim Esquilín-Carrero, Jr. / Webmaster: Hno. Abner García    /  Social-Media/Curadora: Hna. Frances González   / Upload reflexión-web El Heraldo Digital: Hna. Eunice Esquilín  /  Diseñadora El Heraldo Edición Impresa: Hna. Eunice Esquilín  /   Fotografías gratuitas: Recuperadas de Unsplash: Photo by Ben White on UnsplashImagen editada: Hna. Eunice Esquilín-enero 2020.
Iglesia AMEC Casa de Alabanza, Canóvanas Puerto Rico • Enero de 2020 • Somos una Iglesia de Presencia Internacional.

Leave a Reply