fbpx
Today: Dec 5, 2020
Today: Dec 5, 2020

731 • Tiempo de reconstruir: reflexiones acerca de lo que nos demanda la historia • El Heraldo para el 16 de febrero del 2020 • Volumne XV • 731

Descarga la versión Institucional de El Heraldo

¿Nace de ti un gran deseo de profundizar en la palabra de Dios y conocer más de lo que cada uno de estos estudios pueden ofrecerte?. Descarga la version institucional de El Heraldo y llevas tus notas para referencias de estudio y demás

DESCARGAR

Tiempo de reconstruir: reflexiones acerca de lo que nos demanda la historia

Reflexión por el Pastor/Rector: Mizraim Esquilín-García
“1 Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino, 2 que vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad, y por Jerusalén. 3 Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego. 4 Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos.” (Neh 1:1-4, RV 1960)
El libro de Nehemías es la última composición histórica del canon del Antiguo Testamento. Con la excepción del libro del profeta Malaquías, este libro nos ofrece una radiografía de lo que era el pueblo Judío antes de que comiencen las narrativas del Nuevo Testamento. El pueblo que fue llevado cautivo a Babilonia había comenzado a regresar a la Tierra Santa, tal y como Jeremías lo había profetizado. Este era un pueblo con anhelos de regresar a ser un pueblo santo para el Señor, así como con la esperanza de la llegada del Mesías. Sin embargo, esta era una nación que no contaba con el Arca del Pacto, la “Shekhinah” no iluminaba el lugar santísimo, había cesado el uso del Urim y el Tumim (Exo 28:30; Neh 7:65) y la ciudad santa, Jerusalén se encontraba destruida, sus muros en el suelo y sus puertas quemadas a fuego. (Neh 1:3) Estos aspectos formaban parte de aquello que le daba identidad a esa nación. Los judíos extraían su identidad de estas cosas. La ausencia de estos los obligaba como nación a procurar el desarrollo de otras formas de afirmar su identidad nacional. Además de todo esto, muchos de los profetas que habían regresado al país habían prostituido sus dones y se prestaban para realizar y permitir la realización de conductas bajas y pecaminosas.[1] El tema principal de este libro es la reconstrucción de los muros de la ciudad de Jerusalén. Este tema ocupa gran parte de la totalidad de este libro. Otro segmento importante de este es la ordenación y el nombramiento de oficiales para dirigir la ciudad capital de Judá. El nombre del autor de este libro, Nehemías, significa “consolación del Jehová” o “compasión del Señor.” La historia que él narra comienza en el mes de Quisleu, en una ciudad en llamada Susa, capital de imperio Medo-Persa. Ese era el noveno mes del calendario Judío (entre noviembre y diciembre). El profeta Zacarías confirma que este es el noveno mes (Zac 7:1). El libro de Nehemías nos deja saber que su narrativa comienza en el año 20 del reinado del Rey Artajerjes Longimanus. Este rey mantuvo su reinado aproximadamente entre el 465-425 AC. Por lo tanto, el año 20 de su reinado nos coloca en entre los años 446-445 AC. Esa es la fecha de inicio de la historia que nos ofrece Nehemías. Esta fecha coincide con la época de gloria de Pericles, jefe de estado y militar de Grecia.

¿Quién era Nehemías?

Este hombre ocupaba una posición de prestigio como el jefe de la seguridad del rey Artajerjes. Esto es lo que significaba ser copero de un rey en esa época de la historia. Los datos históricos y sus respectivas fuentes de corroboración serán ofrecidas a través de muchas de las reflexiones escritas acerca de este tema que compartiremos con nuestros lectores. La noticia que provoca las reacciones de Nehemías son parte esencial de este grupo de reflexiones. Nehemías es confrontado con las noticias de que su país está destruido, el ánimo del pueblo que reside allí está en el suelo y que las perspectivas y proyecciones de la tierra de sus padres son negativas. Cualquier parecido con las realidades de Puerto Rico es “pura coincidencia.” La similitud de estas realidades es la que nos ha provocado a compartir esta batería de reflexiones. La Biblia dice que Jesucristo (Dios) es el mismo ayer hoy y por todos los siglos (Heb 13:8). Por lo tanto, puede haber diferencias milenarias, estructurales, programáticas y socio económicas entre las agendas de reconstrucción y restauración de Jerusalén y las de Puerto Rico. No así en las características, la personalidad y los dones de aquellos que Dios llama para estas tareas. El Señor convocó a Nehemías junto a un grupo extraordinario de personas para realizar esa labor. Sus respuestas, sus acciones y sus logros son históricos. Así mismo el Señor nos está convocando a nosotros como pueblo y como creyentes en Cristo. Esto incluye a todos aquellos que se encuentran en la diáspora y que sienten el peso de este llamado. Nuestras respuestas, nuestras acciones y los logros que tenemos que alcanzar formarán parte de la historia que se está comenzando a escribir. El primer capítulo del libro de Nehemías ha sido analizado por cientos de grandes exégetas y analistas bíblicos. En el camino esteremos compartiendo aquellas contribuciones que consideramos esenciales para que podamos aquilatar el llamado que se nos está haciendo para reconstruir a Puerto Rico. No solo eso, compartiremos aquellas contribuciones que nos faciliten entender el alcance y las responsabilidades que posee este llamado, así como las transformaciones que tenemos que vivir como pueblo y como hombres y mujeres que queremos formar parte de esta tarea. Es Warren Wiersbe[2] a quien acudimos para que nos ofrezca el primer conjunto de características de este hombre llamado Nehemías. Estas características serán ampliadas y analizadas con detenimiento en nuestras próximas reflexiones. Para este escritor, uno de los aspectos más importantes de la personalidad de Nehemías es que este hombre estaba realmente preocupado por la condición de su país. Además, Nehemías supo trascender de la preocupación a la ocupación y de allí al compromiso con la tarea que Dios le propuso realizar. Este es un aspecto fundamental en cualquier tarea que desarrollamos. Es mucho más significativo cuando se trata de las tareas que Dios nos asigna. En nuestro caso, la condición de Puerto Rico nos tiene que importar, nos tiene que preocupar y nos tiene que llevar a trascender de la preocupación, a la ocupación y al compromiso con la tarea de reconstruir y restaurar nuestro País. No hay espacio en esta ocasión para el pecado de la indiferencia y la indolencia. Aquellos que sucumban ante estos dos (2) pecados serán juzgados por la historia con muy poca o con ninguna misericordia. Wiersbe señala en su análisis del capítulo uno (1) del libro de Nehemías que este hombre, de entrada, podía ser descrito como poseedor de las siguientes características: A Nehemías le importaba tanto la situación de su país:
  • que fue capaz de hacer las preguntas. (Neh 1:1-3)
  • que fue capaz de llorar por este. (Neh 1:4)
  • que fue capaz de orar intensamente por este. (Neh 1:5-10)
  • que fue capaz de ofrecerse como voluntario para reconstruir y restaurar el País. (Neh 1:11)
Puerto Rico necesita en este momento histórico de un ejército de hombres y de mujeres que sean capaces de demostrar su amor por este País. Las manifestaciones más certeras y adecuadas de ese amor tienen que poseer estas características. Tal y como le sucedió a Nehemías, tenemos que ser capaces de hacer las preguntas sobre la condición real en la que se encuentra nuestra Isla. Es un secreto a voces que tenemos que ser capaces de identificar cuáles son aquellas voces que queremos escuchar. Se trata de ese grupo de hombres y de mujeres que no nos van a ocultar las realidades y los retos que tenemos ante nosotros. Es a ellos a los que tenemos que hacerles las preguntas. Es a estos que tenemos que convocar para que nos ofrezcan un cuadro real de la situación del país. La descripción de estas realidades tiene que ir más allá de los escenarios estructurales, las utilidades, y la realidad económica del Puerto Rico. Hay que hacer preguntas acerca de la salud física, mental y espiritual de nuestro País. Hay que hacer preguntas acerca de las proyecciones geológicas de la zona y de la Isla. ¡Hay que hacer las preguntas! Ese modelo bíblico se repite con alguna frecuencia en las Sagradas Escrituras. Un buen ejemplo de esto lo tenemos en el llamamiento de Saulo de Tarso (Hch 9:1-18). La Biblia dice lo siguiente en los versos claves acerca de este aspecto:
“3 Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; 4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5 Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. 6 Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.” (Hch 9:3-6, RV 1960)
Saulo de Tarso hizo las preguntas. La primera de ellas tenía que ver con el “issue” de la autoridad: bajo qué autoridad estaba siendo sometido y sujetado. La segunda tenía que ver con la tarea que se esperaba de él. Hay que hacer las preguntas. La segunda característica describe la capacidad de llorar ante la situación que nos aqueja. Los jóvenes de esta época se enfrenaron a unos ejemplos insuperables acerca de esto hace algunas semanas: con la muerte de Kobe B. Bryant, jugador legendario de la NBA con los Lakers de Los Ángeles, California. Se trata de las imágenes de gigantes del deporte, de la estatura de Shaquille O’Neal y de Lebron James, llorando inconsolablemente ante las cámaras de televisión. La pérdida de ese amigo, de ese hermano hizo llorar a muchos hombres y estos no se escondieron para hacerlo. ¡Hay que llorar por Puerto Rico! Es necesario gemir por esta Isla. Aquellos a los que nos importa la condición de nuestro País no podemos sentir vergüenza de que nos vean llorar por la Perla del Caribe. Aquellos que puedan pensar que esto nos puede proyectar ante el mundo como hombres y mujeres débiles, se equivocan. La Biblia dice que Jesús lloró ante la situación de Jerusalén (Lcs 19:41; Jn 11:35) y Jesús no era débil. La tercera característica describe la capacidad de orar que deben tener aquellos que realmente les importa la situación de Puerto Rico. Hay que señalar que el análisis de la oración de Nehemías requiere por lo menos una reflexión dedicada solo a esta. De ese análisis se desprende que la oración que se requiere tiene una profundidad y unas dimensiones distintas a las otras oraciones que hayamos levantado. La confesión de pecados, el reconocimiento y la aceptación de las responsabilidades que tenemos con la situación del País y la intensidad de esas oraciones, solo son superadas por el ruego a Dios de que Su misericordia triunfe sobre el juicio y que el Todopoderoso valide los planes de acción que queremos desarrollar. La cuarta características describe a ese voluntario que se ofrece para una tarea, aun cuando no conoce aún el alcance y la extensión de la misma. Nehemías aún no había desarrollado su plan de trabajo cuando se ofreció como voluntario para las tareas de reconstruir y restaurar Jerusalén. Esto puede ser definido como una oración inteligente y comprometida. Esta es la clase de voluntariedad que se espera de nosotros. Nuestra próxima reflexión ampliará estas características, añadiendo a éstas algunos elementos vitales que otros exégetas han descubierto en sus análisis del capítulo 1 del Libro de Nehemías. La exhortación a los lectores es que se animen a leer los 13 capítulos de este libro y que lo hagan en más de una ocasión. Les animamos a hacerlo en oración y en ayuno. Procuremos que el Dios que llamó a Nehemías nos tenga por dignos de llenarnos de Su santa presencia. Esto es, para ser capacitados por el Santo Espíritu para la realización de esta tarea histórica.

¡Ha llegado el tiempo de reconstruir a Puerto Rico!

_________________________________________________________________________ Referencias: [1] Lange, J. P., Schaff, P., Schultz, W., & Crosby, H. (2008). A commentary on the Holy Scriptures: Nehemiah (p. 1). Bellingham, WA: Logos Bible Software. [2] Wiersbe, W. W. (1996). Be Determined (pp. 12–23). Wheaton, IL: Victor Books. _________________________________________________________________________ Colaboradores: Reflexión: Rev.  Mizraim Esquilín-García, PhD.  /  Pastor de Comunicaciones: Mizraim Esquilín-Carrero, Jr. / Webmaster: Hno. Abner García    /  Social-Media : Hna. Frances González   / Montaje reflexión-web/curadora Heraldo Digital: Hna. Eunice Esquilín  /  Diseñadora El Heraldo Edición Impresa: Hna. Eunice Esquilín  /   Fotografías gratuitas: Recuperadas de Unsplash: Andrew Buchanan on Unsplash / Silvia Brazzoduro on Unsplash/aachal-EznmyXRS2yQ-unsplash.jpg  Imagen editada: Hna. Eunice Esquilín-16 de febrero del 2020.
Iglesia AMEC Casa de Alabanza, Canóvanas Puerto Rico • Febrero de 2020 • Somos una Iglesia de Presencia Internacional.

Leave a Reply