fbpx
Today: Nov 29, 2020
Today: Nov 29, 2020

733 • Tiempo de reconstruir: reflexiones acerca de lo que nos demanda la historia (III) • El Heraldo Digital del 1ero de Marzo del 2020 • Volumen XV • 733

Descarga la versión Institucional de El Heraldo

¿Nace de ti un gran deseo de profundizar en la palabra de Dios y conocer más de lo que cada uno de estos estudios pueden ofrecerte?. Descarga la version institucional de El Heraldo y llevas tus notas para referencias de estudio y demás

DESCARGAR

Tiempo de reconstruir: reflexiones acerca de lo que nos demanda la historia (III)

Reflexión por el Pastor/Rector: Mizraim Esquilín-García

“Los libros de Esdras, Nehemías y Ester tienen varios aspectos en común. Los tres son narrativas relativamente cortas acerca de eventos que ocurren durante el reinado del Imperio Persa. Los tres involucran a reyes persas y otros oficiales del gobierno. Los tres se centran en las actividades de judíos que estaban buscando progresar en un ambiente que era, de muchas maneras, hostil para la práctica de su fe en Dios. Los tres dan testimonio del hecho de que un rey persa podía ser útil para los judíos en su esfuerzo por sobrevivir y prosperar. Los tres presentan a líderes importantes cuyas acciones son modelos para imitar. Y también, los tres libros muestran personas trabajando, lo que a su vez provee una oportunidad para que reflexionemos sobre la forma en que los textos afectan nuestra percepción del trabajo y cómo este se relaciona con Dios…….Esdras y Nehemías mantienen una visión similar del trabajo de Dios en el mundo. Dios está involucrado en la vida de todas las personas, no solo sus escogidos. Dios mueve los corazones de los reyes paganos, llevándolos a que apoyen Sus propósitos. El Señor inspira a Su pueblo a dedicarle a Él su trabajo usando una gran variedad de líderes fuertes y voces proféticas para cumplir Sus propósitos. En Esdras, Dios usa a un sacerdote fiel para reconstruir Su templo. En Nehemías, Dios usa a un laico fiel para reconstruir la muralla de su capital. En Ester, Dios usa a una judía inicialmente inobservante y con muchas concesiones para salvar al pueblo judío del genocidio. Desde la perspectiva de los tres libros, Dios está trabajando en todo el mundo, usando el trabajo de toda clase de personas.[1]

¡Ha llegado el tiempo de reconstruir a Puerto Rico!

 

Hemos seleccionado el libro de Nehemías como la base bíblica operacional para esta tarea. Este libro nos ofrece una visión bíblica, teológica e histórica de lo que son los procesos de reconstrucción de un país, así como de los procesos para la restauración de la identidad, la moral y de los estándares para la sana convivencia de un pueblo.

J. T. Packer señaló en su comentario acerca de este libro[2] que muchos de los creyentes en Cristo no estudian este libro con detenimiento porque no aparecen citas del mismo en el Nuevo Testamento. Sin embargo, es de todos conocidos que Moisés y Nehemías son los mejores ejemplos de la planificación y el desarrollo de agendas para la transformación, la reconstrucción y la restauración de un país o de una nación. El Dr. Packer posee un Doctorado en Filosofía en la Universidad de Oxford y es miembro de la facultad de Teología y de la Junta de Gobierno de Regent College en Vancouver, Columbia Británica, en Canadá.

Del análisis teológico del Dr. Packer se desprende que él está convencido de que lo que hace a Nehemías idóneo para la tarea que es el concepto que tiene acerca de Dios. La capacidad de Nehemías para planificar, ejecutar y completar con éxito su misión está amarrada a sus convicciones acerca de quién es Dios. Esa capacidad está también definida por la relación que Nehemías demuestra tener con el Todopoderoso de Dios de Israel. Entendamos esto bien: se trata de conocimiento de Dios y de una relación personal con Él.

Estos datos son muy importantes porque describen que Nehemías se acerca a Dios convencido de que Dios posee identidad. Esto es, que posee carácter y personalidad propia.

Cuando Jonathan Sacks se acerca a este tema [3] nos dice entre otras cosas que el concepto persona en la literatura Hebrea no es similar al de la literatura Helénica. Por ejemplo, los conceptos “Adam”, “Benadam”, “ish”, “enosh” (conceptos hebreos)se traducen como ser humano, mortal, hombre, etc. Estos conceptos no son equivalentes a “persona”. En el idioma Hebreo, dice Sacks, el concepto “persona” define a algo que enmascara el carácter. Esto es, que enmascara la personalidad real del ser humano. Se trata de los juegos que jugamos (“the games we play”).

Una de nuestras expresiones comunes lo puede explicar mejor: “él era una persona en el hogar y otra en su trabajo.” El concepto “persona” se utiliza en Hebreo para describir los roles que ocupamos. Esto, dice Sacks, va al mismo corazón de la concepción del Génesis acerca de nuestra condición como seres humanos luego de habernos rebelado contra la autoridad de Dios.

Para los escritores Hebreos nosotros no somos la máscara que colocamos en el rostro. Nosotros no somos lo que otros pueden percibir que somos. La literatura bíblica establece que somos individuos cuyos pensamientos más íntimos y profundos son conocidos por Dios (Sal 139). Nosotros somos lo que está detrás de esa máscara.

Sacks añade que el drama del “yo” (“self”) no es actuado en los escenarios de la sociedad en la que vivimos. El drama de ese “yo” es negociado, gestionado y/o desarrollado en los diálogos íntimos que se desarrollan entre el individuo y Dios.

Sacks continua su análisis destacando que es por esto que la Torah (los primeros cinco (5) libros del Antiguo Testamento) va sistemáticamente devaluando lo que se ve (la vista) a favor de lo que se escucha (el sonido), la voz y lo que se escucha. Es la voz del Señor la que se escucha en el jardín del Edén cuando los seres humanos caímos de la gracia de Dios (Gn 3:8-9). Es de este principio que “bebe” el Apóstol Pablo cuando dice lo siguiente acerca de la fe:

17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” (Rom 10:17; RV 1960)

17 Así pues, la fe nace al oír el mensaje, y el mensaje viene de la palabra de Cristo.” (Dios habla Hoy)

Esta es sin duda alguna una de las áreas de mayor discrepancia con la idolatría. Hay que comprender que la adoración a los ídolos involucra una imagen mental, física, espiritual de un dios, en vez de Dios mismo. El Dios verdadero habla y deja sentir Su Palabra en Su voz. Este es uno de los problemas más grandes que enfrenta la sociedad de nuestra posmodernidad. Hemos permitido el desarrollo de una sociedad cada vez más visual y cada vez menos capaz de escuchar.

Sacks continúa su análisis identificando que las relaciones humanas son inauténticas cuando se comete el error de la apariencia de alguien con lo que realmente es este ser humano: confundiendo la máscara con el verdadero “yo”. Sacks añade que luego del ejercicio en el que las máscaras son removidas, no se desarrolla la sanidad de la relación sino algo que él llama el “remiendo” de la identidad.

Sacks concluye el inicio de su análisis señalando que aquellos que se acercan a la presencia de Dios no necesitan máscara, no les hace falta disfraz para conseguir una autoestima saludable frente a la humanidad. Hay muchas expresiones poderosas acerca de esto en las Sagradas Escrituras. Una de ellas, del Rey David:

3 Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí.” (Sal 51:3, RV 1960)

Otra, es una de las expresiones del Apóstol Pablo:

28 Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas  también han dicho: Porque linaje suyo somos.” (Hch 17:28, RV 1960)

Nuestra identidad es transformada cuando aceptamos a Cristo Jesús como nuestro Salvador. Somos transformados en hijos de Dios (Jn 1:12-13). Dios tiene identidad. En ocasiones se le llama “Yavé” (H3028; Ex 3:15, “este es mi nombre”). Ese el Dios de los pactos y el que se revela en la historia. Ese es el nombre con el que el Apóstol Pablo señala a Jesucristo (Fil 2:5-11): “nombre que es sobre todo nombre”.

Sacks señala que el nombre de “ʼĕlôhı̂ym” (H430) describe al dueño de la suma de todas las fuerzas, de la totalidad de todo el poder, de todo lo que existe, de la Voluntad creativa: al dueño y autor de cada causa que Él forma con sus interacciones. Esta es la manifestación de Dios que encontramos en la naturaleza (revelación general); en Su creación.

Los Judíos no usan el nombre de “Yavé” y por esto han acuñado el nombre de “Hashem”. Sacks dice que este el nombre que ellos utilizan para describir a Aquél con el que uno se relaciona no como científico, sino como lo haría un poeta. Para los judíos este es el nombre para la relación personal; para la revelación.

Los Cristianos creemos que el nombre que describe esa relación es Cristo, Jesucristo, el Reyes de reyes y el Señor de señores. En dice lo siguiente:

El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn 14:9b, RV 1960)

6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Jn 14:6, RV, 1960)

Hay muchos otros nombres de Dios que destacaremos en otras reflexiones. Resumiendo, cuando Nehemías se acerca a Dios (no olvidemos sus raíces), lo hace sabiendo que Dios no es una fuerza. Nehemías lo hace sabiendo que Dios tiene nombre propio; nombre con el que Él se revela. Cuando Nehemías dialoga con Dios lo hace reafirmando su fe de que a través de estos diálogos él va a descubrir la identidad real que él necesita para el desarrollo de las tareas que tiene ante sí. La identidad de Nehemías no se la dará Artajerjes. La identidad de Nehemías no proviene de las funciones que él desarrolla. La identidad de este hombre la otorga Dios.

Packer se limita a identificar tres (3) conceptos de Dios en el libro de Nehemías. Aquellos que hemos mirado este libro con interés exegético sabemos que podemos identificar algunos conceptos adicionales. Cuando el libro de Nehemías comparte las oraciones y los diálogos de este líder, se destaca que este hombre llamaba con frecuencia a Dios con el nombre de “ʼĕlôhı̂ym” (H430)

Estas son las referencias bíblicas en las que encontramos este nombre de Dios en el libro de Nehemías:

Nehemías 1: 4,5;

Nehemías 2: 4,8,12, 8,20;

Nehemías 4: 4,9,15,20;

Nehemías 5: 9,13,15,19

Nehemías 6: 10,12,14,16

Nehemías 7: 2,5

Nehemías 8: 6,8,9,16,18

Nehemías 9: 3,4,5,7,18,32

Nehemías 10: 28,29,32,33,34,36-39

Nehemías 11: 11,16,22

Nehemías 12: 24,36,40,43, 45-46

Nehemías 13: 1,2,4,7,9,11,14,18,22,25,26,27,29,31

Ya sabemos que ese nombre de Dios (“ʼĕlôhı̂ym”, H430) implica que Dios es el Dios de los cielos, que es trascendente, auto sustentable, eterno, grande y temible. Ese nombre describe a Dios como el que siempre es, que es sublime, permanente, íntimo, de misericordia y de juicio, compasivo, lento para la ira y grande en misericordia (Ex. 34:6-7), que sustenta la creación y que es digno de adoración.

Packer también destaca que Nehemías llama a Dios “Yavé” (H3028). Este no solo es el Dios que se revela, como lo hizo en el Monte Sinaí, sino que es el Dios que se revela en la historia. El testimonio bíblico del nombre “Yavé” describe lo siguiente acerca de esa revelación:

6 Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. 7 Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, 8 y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo. 9 El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen.”   (Exo 3:6-9).

Hay que destacar que es luego de estas expresiones que Moisés recibe la revelación de ese Nombre. Hay que destacar que Dios le hace saber que Él es el Dios de todos esos patriarcas. Por favor, lea esto una vez más: no es que Él fue el Dios de ellos. Dios es el Dios de ellos.

Hay que recordar que uno de los mensajes que Abraham recibió de Dios le adelantó que su descendencia sería llevada cautiva a morar en tierra ajena. En ese mensaje Dios le advirtió que esto se extendería por cuatro (4) siglos y que luego de esto saldrían de allí con gran riqueza para regresar a la tierra que Dios le había entregado a este patriarca (Gn 15:12-16). El diálogo de Moisés que encontramos en el capítulo tres (3) del libro del Éxodo está subrayando que “Yavé”  ha estado en el control de toda esta situación. ¡Él es el Dios de la Historia! Es por esto que encontramos expresiones como esta en los labios del salmista: “15 En tu mano están mis tiempos;” (Sal 31:15ª, RV 1960).

Packer también destaca que “Yavé” es el Dios del Pacto. Es por esto que Nehemías no tiene problemas en afirmar en su oración que Dios es el que “….guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos” (Neh 1:5b). Nehemías hace que esta afirmación de su fe forme parte de sus diálogos con mucha frecuencia:

7 Tú eres, oh Jehová, el Dios que escogiste a Abram, y lo sacaste de Ur de los caldeos, y le pusiste el nombre Abraham; 8 y hallaste fiel su corazón delante de ti, e hiciste pacto con él para darle la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del jebuseo y del gergeseo, para darla a su descendencia; y cumpliste tu palabra, porque eres justo. 9 Y miraste la aflicción de nuestros padres en Egipto, y oíste el clamor de ellos en el Mar Rojo; 10 e hiciste señales y maravillas contra Faraón, contra todos sus siervos, y contra todo el pueblo de su tierra, porque sabías que habían procedido con soberbia contra ellos; y te hiciste nombre grande, como en este día. 11 Dividiste el mar delante de ellos, y pasaron por medio de él en seco; y a sus perseguidores echaste en las profundidades, como una piedra en profundas aguas……

31 Más por tus muchas misericordias no los consumiste, ni los desamparaste; porque eres Dios clemente y misericordioso. 32 Ahora pues, Dios nuestro, Dios grande, fuerte, temible, que guardas el pacto y la misericordia, no sea tenido en poco delante de ti todo el sufrimiento que ha alcanzado a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros sacerdotes, a nuestros profetas, a nuestros padres y a todo tu pueblo, desde los días de los reyes de Asiria hasta este día.” (Neh 9:7-11, 32-33,  RV 1960)

Lo que hemos visto hasta aquí es que el ministerio de Nehemías no se desarrolla a base de su posición socio-política o religiosa. No se puede negar que todo esto le va a ayudar. El ministerio de Nehemías se desarrolla a base de su conocimiento y de su relación con Dios. Es Dios el que redefine la historia de aquellos que confían en Él.

Es Dios el que transforma a este “copero” en ingeniero, arquitecto y constructor. Es Dios el que luego lo transforma en gobernador de su pueblo.

Un buen ejemplo de cómo Dios controla la historia lo encontramos al analizar que es Él el que,  muchos años antes de Nehemías, permite la crisis de Asuero con Vasti (Ester 1:1-22). Esta crisis culminó con la bendición de que los judíos ganaron acceso al trono del rey de Media y de Persia. Este Asuero es también conocido como Xerxes y es el padre de Artajerjes I. Este último es el rey con el que Nehemías tiene que lidiar durante la crisis que expone su libro.

A continuación un desglose de los reyes persas y el orden de sus reinados:

Cyrus (560-530 B.C.), Cambyses (530-522), Smerdis (522), Darío I (522-486), Asuero  (Xerxes) (486-465),  Artajerjes I (465-424), Darío II (423-405),  Artajerjes  II (405-358).[4]

La crisis de Vasti con Asuero coloca a Ester y a Mardoqueo como personas de confianza en el trono del padre de Artajerjes. Esta es una de las razones por la que encontramos a Nehemías sirviendo de copero a Artajerjes. ¡Dios controla la historia! Dios usa las crisis para desarrollar sus planes.

El Dios de Nehemías es nuestro Dios. Él está buscando hoy a hombres y a mujeres que sean capaces de creer que Él es el Dios de la historia, que él es el Dios de pactos, que Él es el Dios que cumple sus promesas y que él es el Dios que controla los cielos y la tierra.

Dios está buscando a hombres y a mujeres que crean que su identidad no es definida por lo que hacen, por sus circunstancias, por sus problemas, por sus bendiciones, por su pasado ni por su presente. Dios está buscando a hombres y a mujeres que crean que un encuentro personal con el “ʼĕlôhı̂ym”, con  “Yavé”, con Cristo el Señor de la historia, transformará sus vidas y les convertirá en personas capaces de de realizar tareas inenarrables para la gloria suya y para la transformación de la historia de sus familias y le de sus naciones.

Para conseguir esto hace falta conocer a Dios y procurar que exista una relación de intimidad entre Él y sus siervos.

Hay que reconstruir este País y para eso hacen falta hombres y mujeres que conozcan a Dios en espíritu y en verdad.

 

Referencias:

[1] https://www.teologiadeltrabajo.org/antiguo-testamento/esdras-nehemias-ester-y-el-trabajo

[2] A Passion for Faithfulness: Wisdom From the Book of Nehemiah (Living Insights Bible Study1,). (1995). Publicado por Crossway Books, Wheaton, ILL.

[3] Genesis: The Book of Beginnings (Covenant & Conversation 1) (2009). Publicado por Maggid Books, Jerusalem, Israel. (loc 4790-5013. Kindle edition)

[4] Cook, J.M. (1983), The Persians (London: The Orion Publishing Group). p.350.

 

Colaboradores:

Reflexión: Rev.  Mizraim Esquilín-García, PhD.  /  Pastor de Comunicaciones: Mizraim Esquilín-Carrero, Jr. / Webmaster: Hno. Abner García    /  Social-Media : Hna. Frances González   / Montaje reflexión-web/curadora Heraldo Digital: Hna. Eunice Esquilín-voluntaria  /  Diseñadora El Heraldo Edición Impresa: Hna. Eunice Esquilín-voluntaria  /   Fotografías gratuitas: Recuperadas de Unsplash: Photo by Photo by Nathan Dumlao / Photo by Aaron Burden. Imagen editada: Hna. Eunice Esquilín- voluntaria 1ero de marzo del 2020.

Iglesia AMEC Casa de Alabanza, Canóvanas Puerto Rico • 1ero Marzo de 2020 • Somos una Iglesia de Presencia Internacional.

Leave a Reply