fbpx
Today: Nov 29, 2020
Today: Nov 29, 2020

738 • Quién es Este •  El Heraldo Digital  • Volumen XV • 738

Descarga la versión Institucional de El Heraldo

¿Nace de ti un gran deseo de profundizar en la palabra de Dios y conocer más de lo que cada uno de estos estudios pueden ofrecerte?. Descarga la version institucional de El Heraldo y llevas tus notas para referencias de estudio y demás

DESCARGAR

Quién es Este

Reflexión del Pastor/Rector Mizraim Esquilín-García

 El mensaje de la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén es uno de los testimonios más poderosos del amor de Dios y del control que Él tiene de la historia. El relato que encontramos en el Evangelio de Mateo es sin duda alguna uno de los más impactantes. Sabemos que los otros Evangelios también la describen (Mcs 11:1-10; Lcs 19:28-38; Jn 12:12-16), y que uno de ellos (Marcos) recoge también las narrativas de la limpieza del templo y de la maldición de la higuera. Sin embargo, es Mateo el que cierra la primera parte de su descripción de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén con una de las preguntas más importantes de la Biblia. Veamos:

1 Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, 2 diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. 3 Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará. 4 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: 5 Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, Sobre un pollino, hijo de animal de carga. 6 Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó; 7 y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima. 8 Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino. 9 Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! 10 Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste?   (Mateo 21:1-10)

 

Las lecturas bíblico-teológicas que se han hecho por los pasados 2 mil años de los pasajes Bíblicos que relatan esta experiencia nos colocan de frente a no menos de cinco (5) entradas de Jesús. He aquí un resumen de estas a base de la lectura que hace Lucas el médico amado:

  • en Lucas 19:1 Jesús entra a Jericó;
  • en Lucas 19:5 Jesús se auto-invita a entrar a la casa de Zaqueo;
  • en Lucas 19:8-10 Jesús entra al corazón de Zaqueo;
  • en Lucas 19:28-42 Jesús entra a Jerusalén (ver Mt 21:10) y
  • en Lucas 19:45-47 Jesús entra al templo (ver Mt 21:12-16)

 

También sabemos que Jesucristo tenía muchas razones para hacer esta entrada. Por un lado, Él estaba cumpliendo con la profecía de Zac 9:9:

9 Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.”

Es cierto que Mateo omite el regocijo y las frases justo y salvador que utiliza Zacarías. Somos muchos los que pensamos que Mateo lo hizo pensando en el llanto y el dolor de su Señor, recogido por Juan casi inmediatamente después de esa entrada (Jn 12:27) y que Mateo amplía un poco más adelante (Mat 23:37).

Este pollino, que nunca antes había sido montado (Mcs 11:2) se convirtió en una herramienta para que Cristo celebrara el establecimiento del Reino antes de la Cruz. Jesucristo lo hace frente a 3 grupos:

  • El grupo que vió la resurrección de Lázaro
  • El grupo de Galilea
  • Los Judíos que vivían en Jerusalén

 

Otra razón para celebrar esta entrada es que esta obligaba a los líderes Judíos a actuar para cumplir así las Escrituras acerca de la muerte y la resurrección de Jesús. La expresión que la multitud utiliza, “Hosanna”, es extraída de un Salmo que es clave porque describe alabanzas para el Mesías. El verso 25 de ese salmo la utiliza en el texto hebreo (“sálvanos ahora”).La multitud recibe a Jesús colocando mantos y palmeras en el suelo.

Los mantos

Los mantos eran símbolo de posición social en ese tiempo. Los largos eran utilizados por la realeza y los profetas; los cortos, por la gente común. Los mantos eran muy útiles para cubrirse del sol y guardarse del frío que puede hacer en el Medio Oriente. Además, los mantos eran una pieza útil para mantener el decoro, toda vez que la desnudez era símbolo de vergüenza (Dt 22:12).

Los mantos eran también símbolos de la capacidad /autoridad para ministrar (Ex 39:26). Por ejemplo, el del Sacerdote Samuel se rasgó y significó la destrucción de Saúl (1 Sam 15:27-30).

27 Y volviéndose Samuel para irse, él se asió de la punta de su manto, y éste se rasgó. 28 Entonces Samuel le dijo: Jehová ha rasgado hoy de ti el reino de Israel, y lo ha dado a un prójimo tuyo mejor que tú. 29 Además, el que es la Gloria de Israel no mentirá, ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta. 30 Y él dijo: Yo he pecado; pero te ruego que me honres delante de los ancianos de mi pueblo y delante de Israel, y vuelvas conmigo para que adore a Jehová tu Dios.”

Jonatán le dio el suyo a David y esto le calificó para caminar con realeza y aceptación (1 Sam 18:2-5). Elías echó el suyo frente a Eliseo para extenderle el llamamiento de Dios (1 Rey 19:19) y luego se lo dejó como un símbolo del poder de Dios (2 Rey 2:9-14). Al mismo tiempo, los mantos eran rasgados como símbolo de humillación y de angustia (Esd 9:1-5). En el libro de Isaías se utilizan como un símbolo de unción de alegría y de justicia (Isa 61:3 y 61:10). En el libro de Ezequiel son utilizados como símbolo de cobertura divina (Ezeq 16:8)  y en de Zacarías como una señal de avivamiento (Zac 8:23).

Hay que destacar que cuando no se usaban bien, podían traer maldición y juicio sobre el pueblo, como el caso del manto babilónico de Acán (Jos 7:18-21) y el manto que usó Gedeón para recoger el oro para hacer el Efod (Jueces 8:24-28). En el Evangelio se destaca que Bartimeo se lo quitó para ser sano (Mcs 10:50). La unción, la autoridad, la realeza, la autoridad, las herramientas que podemos utilizar para ocultar nuestra desnudez, todo esto fue puesto a los pies de nuestro Señor.

Las palmeras

La palmeras son símbolo de oasis y de lugares con agua en el Medio Oriente (Ex. 15:27; Num. 33:9). Existen inscripciones milenarias en Mesopotamia en las que se ofrecen instrucciones para su cultivo. De ellas se extrae infinidad de utilidades; desde la miel de los dátiles, aceite para cocinar y encender lámparas y hasta jabón para el aseo personal. Pueden ser consumidas frescas o secas, y aún en el suelo, algunos de sus troncos pueden ser utilizados para hacer ensaladas milenarias. Ellas son símbolo de agua y de lugares para hacer juicios (Jue 4:5). Son símbolos de alimento, de belleza y prosperidad (Cant 7:7;1 Rey 6:29,35). Son también símbolos de de visiones de la gloria venidera del Señor (Ezeq 40:16,22,26).

Las palmeras eran colocadas en el suelo. Un rey estaba entrando a la ciudad. La justicia, la realeza, la capacidad para ser alimentados, la belleza, la prosperidad, la capacidad para abrevados, todo eso fue puesto a los pies de Jesús. Sin embargo, el momento más importante de la entrada de Jesucristo a Jerusalén se produce cuando se formuló la siguiente pregunta: “¿Quién es este?”

Reiteramos que esta es una de las preguntas centrales del Evangelio. El mensaje evangélico se acepta o se rechaza con la respuesta que cada uno de nosotros le dé a esa pregunta. El Evangelio de Mateo la coloca como pieza central de todas sus exposiciones, casi al inicio del mismo:

 17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.” (Mat 3:17)

Mateo repite esa expresión en otras ocasiones en sus relatos del ministerio y el mensaje de Jesucristo, en la Transfiguración:

5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd. 6 Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor. 7 Entonces Jesús se acercó y los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis. 8 Y alzando ellos los ojos, a nadie vieron sino a Jesús solo.”  (Mat 17:1-5)

Pedro aparece en el Evangelio de Marcos formulando esa misma pregunta (Mcs 4:41). Es más, en Marcos 1:24, hasta el demonio reconoce quién es éste.

El Evangelio de Lucas lo usa para afirmar la autoridad de Jesucristo para perdonar pecados y para que la creación le obedezca:

49 Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados?”(Lcs 7:49)

25 Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados, se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es éste, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen? ”  (Lcs 8:25)

 

Es más, en ese Evangelio, hasta Herodes se formula esa pregunta (Lcs 9:9). En el Evangelio de Juan se utiliza como punta de lanza para presentar el ministerio de nuestro Señor:

15 Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo: Este es de quien yo decía: El que viene después de mí, es antes de mí; porque era primero que yo. 16 Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia.”  (Jn 1:15-16)

Son muchos los que han centralizado el mensaje central de la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén enfocándose en las frases “el Señor lo necesita….” o desde la perspectiva de que “Dios anda buscando burros.” Hay que destacar que esos enfoques no son incorrectos. Es cierto que para la celebración de esta entrada se requirieron burros listos, mantos y palmeras en el suelo y gritos de alabanza y de reconocimiento de la Majestad y el Señorío de Cristo. Sin embargo, el elemento central del mensaje de esta entrada es la respuesta a la pregunta más importante que se formula allí: “¿Quién es este?”

            ¿Quién es este? Él es el que perdona pecados. Él es el Salvador del alma y el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. ¿Quién es este? Él es el vencedor de la muerte y el Dador de la Vida. ¿Quién es este? Él es el Creador de los cielos y de la tierra. ¿Quién es este? Él es el León de la Tribu de Judá. ¿Quién es este? Él es el Anciano de días. ¿Quién es este? Él es el que cuenta las estrellas y las llama por sus nombres. ¿Quién es este? Él es la Rosa de Sarón, la Luz del mundo y la Estrella de la Mañana. ¿Quién es este? Él es la Roca Inconmovible de los siglos, la Fuente eterna y el Buen Pastor. ¿Quién es este? Él es el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre si no es por Él. ¿Quién es este? Él es el Rey de Reyes y Señor de señores. ¿Quién es este? Él es el ʽelyôn, el Altísimo, el Shadday, el Todopoderoso. ¿Quién es este? Él es Jesús mi Señor y mi Salvador.

La entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén formula la pregunta. ¿Cuál será tu respuesta?

 

_______________________________________

Colaboradores:

Reflexión: Rev.  Mizraim Esquilín-García, PhD.  /  Pastor de Comunicaciones: Mizraim Esquilín-Carrero, Jr. / Webmaster: Hno. Abner García  /  Social-Media : Hna. Frances González   / Montaje reflexión-web/curadora Heraldo Digital – WordPress: Hna. Eunice Esquilín-voluntaria  /  Diseñadora El Heraldo Edición Impresa en InDesign CC: Hna. Eunice Esquilín-voluntaria  /   Fotografías gratuitas: Recuperadas de Unsplash.com. /   Imagen editada en Photoshop CC: Hna. Eunice Esquilín- voluntaria 5 de abril del 2020.

Iglesia AMEC Casa de Alabanza, Canóvanas Puerto Rico   •   5 de Abril de 2020   •   Somos una Iglesia de Presencia Internacional  • 738 • Quién es Este •  El Heraldo Digital  • Volumen XV • 738

Leave a Reply