fbpx
Today: Dec 5, 2020
Today: Dec 5, 2020

¿Cómo manejar el temor? Pastor Mizraim Esquilíin

En el día en que temo, Yo en ti confío.”   (Salmo 56:3) 

El temor puede ser visto como un enemigo temido y cruel. Sin embargo, el temor fue diseñado como una emoción para el manejo de las emergencias. El temor es un mecanismo auto-correctivo para hacernos sentir lo suficientemente incómodos como para motivarnos a tomar una acción; huir o remover el peligro.

El temor es un activador (trigger) de aquello que llevamos por dentro. Además, el temor posee unos elementos fisiológicos (sudor, boca reseca, pupilas dilatadas), instintivos (conductas aprendidas de nuestros familiares más cercanos) y racionales.

El problema no es el temor sino la preocupación. Joseph LeDoux dijo que la preocupación es el temor que desempacó sus maletas y se nos quedó por dentro.

La Biblia señala que el temor puede ser tóxico cuando se convierte en una amenaza para confiar en Dios. ¿Por qué?

  1. El temor arruina la autoestima

¿Por qué hay tanta gente con baja autoestima aun cuando poseen muchas razones para tener buena autoestima?

  • Porque hacemos las cosas bien y nos criticamos por algo que pensamos mal y solo nosotros lo sabemos, en vez de llevar ese pensamiento cautivo a la cruz (2 Cor 10:5b).
  • Porque esto nos estanca y nos no deja reaccionar[1].
  1. El temor arruina el sentido de destino y propósito
  • Porque no nos permite experimentar por completo el potencial que Dios nos ha dado.
  • Porque no nos permitimos desarrollarlo.
  • Porque desarrollamos miedo a fracasar.
3.     El temor arruina el gozo
  • Porque lo sustituye con ansiedad

“¿Y si pasa algo malo?”                         “¿Y si tenemos un accidente?”

“¿Y si se me pierde la cartera?               “¿Y si el sermón es mediocre?”

La perspectiva que brinda el temor nos roba el gozo

4.     El temor anula la disponibilidad de Dios
  • Porque creemos que no somos lo suficientemente buenos para que Dios nos use o nos ayude a salir de la crisis.

 5. Perdemos la intimidad auténtica

  • Porque Adán la perdió el día en el que se rebeló contra Dios: “Tuve miedo y me escondí.”
  • Porque desde entonces vivimos enmascarados.
    • Adán y Eva oyeron a Dios: Reconocimiento
    • Tuvieron miedo: Culpa
    • Se encontraron desnudos: Efecto del pecado

[1] Muchos de los presentes en la plaza olímpica de Atlanta en 1996, corrieron segundos después de haber presenciado la explosión que ocurrió allí. Se quedaron paralizados durante los segundos iniciales.

Un hombre perdido siente por primera vez que el temor se convirtió en miedo; porque está lejos de Dios.

Los seres humanos hemos estado de frente a situaciones mucho más complejas que la que nos ha provocado el COVID 19. La generación que se enfrentó a la Segunda Guerra Mundial tuvo que aprender a controlar sus temores para hacerle frente a Hitler, a Mussolini y al Emperador Hirohito. Ellos aprendieron a dormir en las fábricas y en los campos de guerra sabiendo que había una sola meta que podía ser aceptada: derrotar al enemigo. Esa generación nos entregó sus victorias. A nosotros nos toca conseguir que la generación que nos va a relevar reciba las nuestras.

¿Cómo nos quitamos el temor de encima? Sabemos que la respuesta bíblica es que el amor perfecto del Señor nos permite echar fuera todo el temor (1 Jn 4:18).

¿Cómo podemos recibir ese amor perfecto? Uno de mis nietos me compartía esta mañana a través de una llamada telefónica con vídeo que las devociones matutinas con sus padres hoy giraban alrededor de 2 Cor 5:14:

“14 Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego “todos murieron; 15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.”  (Reina Valera 1960)

El muchacho me añadió que ese verso significa que Cristo nos dirige con su amor. Sin embargo, éste se sorprendió cuando me escuchó decirle que esa palabra (“constriñe”) también significa que el amor de Cristo se ha apoderado de nosotros:

14 El amor de Cristo se ha apoderado de nosotros desde que comprendimos que uno murió por todos….” (Dios Habla Hoy)

O sea, el temor será echado fuera si permitimos que el amor de Cristo se apodere de nosotros.

Sabemos que la Biblia posee en sus textos originales en griego y en hebreo 366 declaraciones  sobre la frase “no temas.” O sea que hay un “no temas”, “no temeré,” “no debo temer”, “ser capaz de echar fuera el temor, etc. para cada uno de los 365 días del año y uno (1) adicional para los años bisiestos (como el 2020).

A continuación algunos de estos pasajes bíblicos:

Sal 3:5-6

5 Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba. 6 No temeré a diez millares de gente, Que pusieren sitio contra mí.

Sal 23:4

4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Sal 56:3,11

1 Ten misericordia de mí, oh Dios, porque me devoraría el hombre; Me oprime combatiéndome cada día.

2 Todo el día mis enemigos me pisotean; Porque muchos son los que pelean contra mí con soberbia.

3 En el día que temo, Yo en ti confío. 4 En Dios alabaré su palabra; En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?......10 En Dios alabaré su palabra; En Jehová su palabra alabaré. 11 En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre? 12 Sobre mí, oh Dios, están tus votos; Te tributaré alabanzas. 13 Porque has librado mi alma de la muerte, Y mis pies de caída, Para que ande delante de Dios En la luz de los que viven.

Sal 118:6

1 Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia. 2 Diga ahora Israel, Que para siempre es su misericordia. 3 Diga ahora la casa de Aarón, Que para siempre es su misericordia.

4 Digan ahora los que temen a Jehová, Que para siempre es su misericordia. 5 Desde la angustia invoqué a JAH, Y me respondió JAH, poniéndome en lugar espacioso. 6 Jehová está conmigo; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre. 7 Jehová está conmigo entre los que me ayudan; Por tanto, yo veré mi deseo en los que me aborrecen. 8 Mejor es confiar en Jehová Que confiar en el hombre. 9 Mejor es confiar en Jehová Que confiar en príncipes.

Isa 12:2

1 En aquel día dirás: Cantaré a ti, oh Jehová; pues aunque te enojaste contra mí, tu indignación se apartó, y me has consolado. 2 He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, quien ha sido salvación para mí. 3 Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación. 4 Y diréis en aquel día: Cantad a Jehová, aclamad su nombre, haced célebres en los pueblos sus obras, recordad que su nombre es engrandecido. 5 Cantad salmos a Jehová, porque ha hecho cosas magníficas; sea sabido esto por toda la tierra. 6 Regocíjate y canta, oh moradora de Sion; porque grande es en medio de ti el Santo de Israel.

Heb 13:6

6 de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre.

    No temeremos a lo que nos pueda hacer el COVID19, la Influenza, al enemigo….

¡NO TEMEREMOS Y ALCANZAREMOS LA VICTORIA!

Leave a Reply