fbpx
Today: Nov 26, 2020
Today: Nov 26, 2020

Escuela para Padres: ¿Cómo invertir en la comunicación traerá recompensas eternas?

Como profesional y emprendedora (lo digo con mucha humildad en mi corazón) he aprendido la importancia de las inversiones. Según nuestro amigo Google, la definición de invertir no es otra cosa que emplear una cantidad de dinero o algún valor en un proyecto o negocio para conseguir ganancias. Se puede considerar, que se invierte en activos para lograr obtener ingresos pasivos de manera constante y hacer un patrimonio (herencia). 

Sé que este tema requiere otro escrito, pero el mensaje que deseo transmitir es que el activo más grande que Dios ha puesto en tus manos es tu familia y tus hijos. 

He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.” Salmo 137:3 RVR1960

Es nuestra responsabilidad invertir el tiempo que sea necesario para que los pasivos de esa inversión sean eternos y una de esas manera es la comunicación. Debemos considerar la crianza como una de las inversiones más importantes sino la más importante. Enseñarle a nuestros hijos el temor y la vida en Dios requiere que dediquemos una vida de comunicación que los ayude a comprender el mundo de Dios. 

He basado este escrito en el libro ¿Cómo pastorear el corazón de tu hijo? la diferencia es que él lo llama llamamiento, y yo lo llamo inversión. 

¿Porque decido llamarlo inversión? Porque nosotros invertimos tiempo, dinero, fuerzas, la vida se nos va invirtiendo en cosas que son terrenales (no es que sea malo, soy fiel creyente de invertir en el aspecto de emprendimiento, pero le damos más importancia a las cosas que son pasajeras), y lo ponemos como prioridad a lo que es eterno. 

¿Qué me costará invertir en la comunicación con mis hijos? Pues requiere primeramente que invirtamos tiempo en la lectura de la Palabra y que tengamos una comunicación primeramente con Dios para que sea Él quien nos revele en todo momento. Luego tomarnos el tiempo para que esa comunicación con nuestros hijos se dé. Quiere decir que tendremos que postergar metas, planes, trabajo, etc. Tenemos que dedicar tiempo que usamos para entretenimiento, placeres propio, gustos y convocar el tiempo en comunicación. 

 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.” Deuteronomio 6:6-7 RVR1960

La comunicación es un mandato de Dios en su Palabra y no quiere decir que yo soy la que hablará y ya, sino requiere que yo abra mi corazón de una manera piadosa pero a la misma vez escuchar y comprender la manera que ellos piensan o se sienten. 

Me he encontrado en momentos que pasamos horas sin decir una palabra, donde cada cual está por su lado haciendo lo suyo. Es cuando más frío y hostil se torna el ambiente. ¿Te ha pasado? Espero no ser la única… jajaja

El retorno o los beneficios de esa inversión son eternos porque además de estar cumpliendo con los mandamientos del Señor, tendremos la certeza que hará que nuestros hijos encuentren la eternidad con nuestro Salvador. 

“para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados. Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres.” Deuteronomio 6:2-3

Los beneficios que nos da Dios por comunicarnos con nuestros hijos, sobrepasan cualquier beneficio que podamos obtener en esta tierra. Los ayudará a entender la vida, mundo que les rodea y  a comprenderse así mismo. Los capacitará para que ellos puedan tomar decisiones basadas en la enseñanza bíblica y encontrar una vida plena, disfrutar de la gracia y el poder de Cristo. 

No quiere decir que tendrás unos hijos santos o perfectos porque como todo humano lucharán con el pecado y hasta tendrán la oportunidad de pecar, pero a la misma vez tendrán la capacidad de volver a encontrarse con el perdón de la cruz. 

La influencia que nosotros como padres podamos darle a nuestros hijos ahora repercutirá en nuestra inversión Eterna y nuestro mejor patrimonio. 

Es mi oración que este escrito ministre al corazón de las familias, que puedan entablar las líneas de comunicación con sus hijos, no tan sólo en esta cuarentena, sino que sea el comienzo de una vida de comunicación. 

Que la paz, el gozo y la sabiduría del Señor llegue a sus hogares, su familia y su matrimonio. Es mi oración para las familias de mi país y el mundo entero. 

Les envio fuerte abrazo,

Jiselle Carrillo

Emprendiendo en Familia

Avatar for Frances Gonzalez
Admin-Editor

Leave a Reply