fbpx
Today: Dec 2, 2020
Today: Dec 2, 2020

Escuela para Padres: La importancia de la salud física, mental-emocional y espiritual de nuestros hijos

En el momento que un padre piensa en la educación de sus hijos, en muchas ocasiones lo primero que se le viene a la mente es la educación académica básica.  Pero la educación comprende otros tipos de aprendizaje para desarrollar un ser humano integral, con destrezas para la vida y no solamente académicas.  La salud y la educación están entrelazadas en forma inseparable, una buena salud se logra cuando se integran todas sus dimensiones  a través de la educación. Algunas de estas dimensiones lo son la salud física, salud mental-emocional, salud social-cultural y la salud espiritual.  Es por esta razón que la clase de salud es uno de los componentes del sistema educativo de nuestros niños y jóvenes.

Son los padres los que deben dar esos primeros pasos para incrementar el conocimiento del niño o niña en cuanto a la salud, creando actitudes positivas hacia su propio bienestar  y a su vez promover un comportamiento sano.  Sin olvidar que son la piedra angular en el desarrollo de los valores cristianos de familia que quieren que les acompañen a sus hijos e hijas  por el resto de sus vidas; en especial cuando les llegue el momento de tomar decisiones por sí mismos.

A través de éste escrito les compartiré algunas ideas y actividades para realizar con los chicos y chicas con el propósito de desarrollar conocimientos y actitudes sobre el cuidado de la salud en algunas de sus dimensiones.

Salud Física

            Nutrición

La alimentación es uno de los problemas más importantes con el cuál se debe trabajar   desde muy temprana edad.  Los niños pequeños tienden a elegir cosas que por lo general son muy poco nutritivas y perjudiciales para su salud.  Además en muchas ocasiones no se les dedica  el tiempo necesario a enseñarles a tener una buena alimentación y a veces porque los mismos padres tampoco tienen buenos hábitos alimenticios.  Atender este aspecto es sumamente importante ya que esto puede conducir eventualmente a problemas de salud como la obesidad, la hipertensión y la diabetes.

            Actividad: Organiza un picnic

                Descripción: Antes de organizar el picnic, deben haber conversado sobre los alimentos que son  nutritivos y los que no lo son.  Presénteles la Pirámide de Alimentos y la importancia de los alimentos que son incluidos en la misma.  Luego planifiquen el picnic: lugar donde lo realizarán     (puede ser en un lugar de la casa o en un parque) y los alimentos nutritivos que consumirán que  están  contemplados en la pirámide de alimentos.  Permita que todos en la familia participen en la selección y confección de los alimentos, los más pequeños pueden construir unos pinchos de frutas con los colores del arcoíris.    No olviden discutir y seguir los consejos de seguridad que hay que tener en cuenta cuando se transportan alimentos.

Nota: Hay un video corto que pueden buscar en YouTube, llamado: El tren saludable, que es     excelente en este tema para los niños.

            Crecimiento y desarrollo físico

Los niños deben conocer su cuerpo y el funcionamiento de las partes y órganos del mismo.  De esta  manera  estarán  conscientes de la importancia que tiene cada uno de ellos y la razón por la cual debemos de cuidarlos responsablemente.  Además de conocerse a sí mismo, a  aceptarse con agrado y  conocer sus necesidades básicas.

Nota: Es necesario añadir en este aspecto la importancia del descanso y las horas de sueño, elementos claves para el crecimiento y desarrollo físico adecuado de cada niño.

                 Actividad: “Simón dice”

                     Descripción: Utilizando las partes del cuerpo, el adulto indica que parte del cuerpo señalar y hablan sobre la función e importancia de esa parte del cuerpo. Ejemplo: “Simón dice que señales la nariz”; “¿Cuál es la función de la nariz?”; “¿Por qué es importante la nariz?”

Nota: En esta actividad pueden aprovechar para hablar sobre la iglesia como el cuerpo de  Cristo y como todos somos igual de importantes. (1 Cor 12:12)

                 Actividad: Mi silueta

                      Descripción: En un pedazo de papel de estraza grande realizarán la silueta de cada niño o niña  en el hogar y la colocarán pegada en una pared.  El adulto imprimirá láminas de  órganos  como el corazón, los pulmones, los riñones, el estómago, los intestinos, el cerebro, entre otros. Se le mostrará al niño la lámina y conversarán sobre el nombre del órgano, su  localización en el cuerpo y para qué sirve.  Luego lo pegarán en su silueta en el lugar correspondiente.

            Higiene y Prevención de enfermedades

Una de las primeras cosas que se deben trabajar con los niños es su aseo personal.  Una adecuada higiene va de la mano con una mejor salud: higiene es salud.  Por eso desde pequeños  es bien importante inculcarles buenos hábitos de higiene, elemento clave para la prevención de    contagio de enfermedades y más aún en estos momentos muy particulares que estamos viviendo.  La Organización de las Naciones Unidas para la Infancia reveló en un informe que una tercera parte de la población mundial no implementa las medidas de higiene básicas, siendo los niños los más vulnerables.  ¡Tomemos nota de esto!

                 Actividad: Manualidades con platos de papel y cartulina

                     Descripción: Preparar con platos de papel y cartulina distintas caras de niños estornudando, tosiendo, entre otros. Pídale al niño que prepare con la cartulina un pañuelo o servilleta para cubrir la nariz y la boca de la cara del niño en el plato que está enfermo.  Dialogue con ellos la importancia de los hábitos de higiene para prevenir enfermedades y para evitar contagiar a otros.  Esta actividad se puede combinar con una lección del lavado de manos y de cómo el lavarse las manos ayuda a prevenir enfermedades.

            Prevención de uso de drogas y alcohol

Expertos coinciden en que la educación sobre asuntos como el uso de drogas y alcohol es más efectiva si empiezan desde temprana edad  a aprender sobre los peligros de utilizar éstos. Cuando los niños no se sienten cómodos hablando con sus padres buscan las respuestas  en otras fuentes o personas.  Permita que el tema forme parte de sus conversaciones sobre  salud general y seguridad.  Por ejemplo, con niños pequeños hasta los 7 años puede usar el    momento cuando le administran un medicamento para la fiebre o un antibiótico y hablarles de       cuándo y porque se deben usar.  Entre las edades de 8-12 años puede utilizar un anuncio de TV donde se anuncie u observe un personaje con un cigarrillo o alcohol o en la calle al observar        alguien que lo hace  y hablarles sobre ese hábito y lo que hace en el cuerpo.  Con los más grandes preguntarles directamente que piensan sobre las personas que consumen drogas y/o alcohol y aprovechar el momento para dialogar al respecto.

            Actividad: Termina la historia

                Descripción: Se le presenta al niño una historia sobre un joven que se encuentra con unos amigos  y le ofrecen drogas y alcohol para que el joven lo consuma.  Dígale al niño que termine la historia si el joven acepta y consume la droga y/o el alcohol y si no lo acepta.  Puede crear un dibujo para cada desenlace, realizarlo en forma escrita o verbal.  Discutan juntos cada desenlace.

Salud Mental – Emocional

La salud mental  y emocional es tan importante como la física, por lo tanto no podemos dejarla desatendida y en especial en nuestros hijos.  Ésta es sinónimo de pensar con claridad, expresar los sentimientos y tomar decisiones responsables desarrollando la habilidad para canalizar las emociones adecuadamente.  Los padres deben fomentar en la casa un ambiente de mucho apoyo emocional donde el niño sienta mucho amor y comprensión.  Es vital realizar actividades donde se ayude al niño y al joven  a hablar de sus sentimientos y se les provean experiencias para aprender maneras efectivas de resolver problemas y conflictos. Trabajar con la autoestima  y la importancia de ayudar y respetar a otros también debe ser considerada en este ambiente de apoyo emocional.  A continuación les comparto una muestra de  actividades que encontré para atender aspectos de la salud mental-emocional en los chicos y chicas:

            Actividad: El juego del nombre

                Descripción: Este juego es útil para que conozcan sus cualidades positivas (autoestima), lo que  favorece el autoconocimiento.  En una hoja de papel se le pide al niño que escriba su nombre  y que con cada letra del mismo, anote las cualidades que considera que tiene.  El adulto también realizará lo mismo con las letras del nombre del niño y luego compartirán ambas hojas  comparando similitudes y diferencias.  Promueva que el niño añada a su hoja las cualidades que  usted presentó y que no están en la del niño.  De esta manera se generará un compartir especial   lleno de mucho amor y apoyo emocional.

            Actividad: La rueda de la vida

                Descripción: Esta actividad puede ser utilizada para los más grandes.  Permite que conozcan sus   deseos o necesidades y les brinda una visión más clara y plasmada en papel sobre qué aspectos consideran importantes en su vida y quieren trabajar.  Se les entrega una hoja de papel que contiene un círculo, dentro del círculo escriben el tema con el que quieren trabajar.  Por ejemplo,  si se trabaja con la felicidad, deben anotar las cosas que lo hacen feliz o que lo harían feliz. Use el momento para dialogar sobre áreas que se necesitan trabajar o mejorar y sobre todo para  pastorear el corazón de su hijo o hija.

Salud Espiritual

Se define como “la fuerza o energía interior que nos ayuda a vivir y le da sentido a la vida”.  Esto requiere que se aprenda a experimentar con los sentimientos como el amor, la alegría, la paz interna, la autorrealización y la satisfacción de dar.  Todo esto enmarcado en los principios bíblicos que la misma Palabra de Dios nos revela.  El espíritu de un niño es espontáneo y único; con su inocencia pueden recordarnos una espiritualidad sencilla y muy original, evocándonos valores esenciales.  Así lo dice Jesús en su Palabra: “Dejen que  los niños vengan a mí, y no se lo impidan porque el reino de Dios es de quienes son como ellos”. Lucas 18:16 NVI.  Teniendo esto presente debemos cuidar con mucho esmero la salud espiritual de nuestros hijos, instruyéndoles en el camino de manera que se cree confianza y seguridad en ellos.  Para esto la comunicación estrecha de los padres con los hijos en esencial, donde el niño se sienta en la completa libertad de hacer preguntas y expresar dudas que le surjan.  Sabemos que el reto para el padre está en no reprimir al hijo, pero tampoco permitirle que ande sin ninguna orientación.

Algunas actividades que deben realizar lo son:

  • orar en familia
  • compartir en familia observando la naturaleza y todo lo que Dios creó y reflexionar juntos sobre ello
  • fomentar los valores cristianos del hogar
  • darles oportunidades de servir a los demás
  • leer la biblia juntos
  • propiciar la lectura de cuentos y libros cristianos de acuerdo a su edad

Cuidar la salud física, mental y espiritual es fundamental para todo ser humano, cada una es un complemento de la otra.  Es nuestro deber como padres brindarles las herramientas a nuestros hijos para no descuidar ninguna de ellas y a su vez estar atentos a sus necesidades en el camino.

“Instruye al niño en el camino correcto y aún en su vejez no lo abandonará.” Proverbios 22:6 NVI

¡Dios les bendiga!

Mrs. Amabel Soto

Avatar for Frances Gonzalez
Admin-Editor

Leave a Reply