fbpx
Today: Dec 2, 2020
Today: Dec 2, 2020

Escuela para Padres: ¡No peleen!!! – Última Parte

Regla de oro para padres: Nunca delegar nuestra responsabilidad de criar y disciplinar a nuestros hijos.

Sobre este tema les escribiré más adelante en detalle, pero por ahora solo quiero sembrarles una verdad que nos ha guiado, encaminado y enfocado durante toda nuestra travesía como padres y es esta: Tendremos que rendir cuentas al Señor por nuestros hijos.

Algunos con admiración me han preguntado: ¿Cómo hemos hecho para que nuestros hijos hoy día puedan estar sirviendo todos al Señor? ¿Cómo pueden hoy día ser hombres y mujeres de testimonio?Los cuatro cantando

Pues antes que nada, yo les he contestado que son seres humanos con defectos y limitaciones y en gran parte se debe a la gracia y la misericordia de Dios . Sin embargo, entiendo que ha sido trascendental el que hayamos comprendido y puesto en práctica ser persistentes y cumplir con nuestra responsabilidad ante el Señor como padres.

Desde muy temprano en nuestro matrimonio y ante el escenario de que algún día me convertiría en mamá,  se sembró (o yo diría que el Espíritu Santo sembró) en mi, esta consciencia de que el Señor entregaría en mis manos unas criaturas para las cuales “yo tendría que rendir cuentas”. ¡Oh Dios, qué responsabilidad tan inconmensurable! El solo pensar que un día yo tendría que pararme frente al Señor, y que Él me preguntaría: Edith, ¿Qué hiciste con los hijos que te di?

No solo somos responsables de ellos, sino que somos responsables POR ELLOS delante de Dios.

¡Eso me llenaba de un terror santo! Y recuerdo que en muchas ocasiones en las cuales mis hijos reclamaban de mi una justificación para una decisión que era contraria a sus gustos o caprichos, una de mis respuesta más enérgicas y que calaban más en sus corazones era precisamente esa;

Si yo dejo que tu vayas a ese lugar, o hagas tal o cual cosa, y te sucede algo, ¿Cómo me enfrento al Señor? ¿Qué le voy a responder?

Continuaba diciéndoles:

Tu eres un regalo preciado que Dios me entregó, para que lo cuidara, protegiera, guiara y encaminara correctamente, Tengo que obedecer lo que Dios me pidió que hiciera. Tengo que responder al Señor POR ti hasta el día en que puedas hacerlo por ti mismo.

Y créanme padres queridos, Dios se las arreglaba para siempre compartir conmigo la presión de disciplinar a mis hijos, pues al tener que buscar argumentos para combatir esas preguntas, mi hijos ya no buscaban responderme a mí, sino al Señor.  Ya las decisiones que tomábamos mi esposo y yo no eran absolutamente nuestras, sino que eran también del Señor impartidas con la autoridad su palabra.

Ciertamente, ningún castigo es agradable en el momento de recibirlo, sino que duele; pero si uno aprende la lección, el resultado es una vida de paz y rectitud. (DHH) Heb. 12:11

En este tiempo en que vivimos tomemos consciencia a quien verdaderamente tenemos que responder por nuestros hijos. Muchos padres con certeza pensarán que tendrán que responder por la crianza y conducta de sus hijos a alguna agencia gubernamental, a un tribunal de justicia, a sus familiares, ante la sociedad, la escuela, la iglesia, etc.

Pero si desde pequeños somos conscientes de que primeramente debemos responder a Dios y lo ponemos en práctica, es poco probable que tengamos que responder ante todos estos otros. Oro a Dios que puedas hoy aceptar tu cometido y decir: “Aquí esta Señor, persistí, no me cansé, cumplí con la responsabilidad que entregaste en mis manos, mira el resultado”…..

Edith Carrero - La esposa del Pastor

Avatar for Frances Gonzalez
Admin-Editor

Leave a Reply