fbpx
Today: Dec 5, 2020
Today: Dec 5, 2020

Notas del Pastor MJ: Este es el tiempo

El era muy eficiente en lo que hacía pues sus palabras se cumplían. Esto era una señal muy importante para los Judíos, quienes le daban un rango de profeta a aquellos hombres y mujeres con este don. El habló de la conquista y restauración de unos territorios para el pueblo de Israel (2 Reyes 14:25) y todo eso ocurrió de forma definitiva. Pero aun cuando él era capaz de hacer esto, no conocía a Dios íntimamente. En un momento dado Dios le pidió que fuera a hablarle de su misericordia a un pueblo entero y él decidió ir en sentido contrario. Una tormenta, un naufragio y un gran pez más tarde Jonás había tenido un encuentro con Dios. Fue precisamente en el vientre de aquel gran pez que se le escuchó cantar:

Las aguas me rodearon hasta el alma, Rodeóme el abismo; El alga se enredó a mi cabeza. Descendí a los cimientos de los montes; La tierra echó sus cerrojos sobre mí para siempre; Mas tú sacaste mi vida de la sepultura, oh Jehová Dios mío. (Jonás 2:5-6)

Esta historia sirve para confirmar que el hecho de que hables con Dios, que sepas acerca de él o que inclusive trabajes para él no significa que le conoces. Este es precisamente el escenario de muchas personas hoy en día (incluyendo gente de altar) cuyo conocimiento de Dios es uno racional pero no experiencial. Dios está buscando todo lo contrario. El conocimiento que Dios quiere revelar acerca de su presencia, más que entendido, debe ser experimentado. Es precisamente eso lo que Dios quiere provocar con sus hijos y en ocasiones va a hacer uso de las tormentas y los abismos que enfrentamos para acercarnos a un mayor conocimiento de él.

Las expresiones que Jonás hace son gráficas y precisas y denotan una experiencia contundente. El habló de las aguas y los abismos que le rodearon; todas esas situaciones externas que estaba enfrentando. El mencionó algas enredadas en su cabeza, como haciendo alusión a batallas mentales. El también describía que literalmente la tierra se lo quería tragar. Esta expresión denota lo que le estaba ocurriendo en ese momento, pero también revela detalles de su estado emocional que con toda probabilidad llevaba tiempo arrastrando. Esa experiencia contundente le movió a tener un encuentro real e íntimo con un Dios al cual él le servía pero que no conocía del todo. Todo esto está recogido en la Biblia para dejarnos saber una gran verdad. Si las situaciones que enfrentamos nos hacen sentir lo que Jonás estaba expresando quiere decir que Dios desea acercarnos más a él. Dios va a utiliza esas experiencias contundentes de la vida para definir delante de nosotros una nueva visión de sí mismo, un conocimiento aplicado de su presencia.

Jonás testificó que Dios le rescató de todos esos escenarios difíciles. De igual forma lo puede hacer contigo y conmigo. Pero más importante aún es la transformación que Dios desea operar en nuestra relación con él. ¿Cuáles son esos abismos, esas aguas profundas en las cuales te estás hundiendo? ¿Cuántas algas tienes sobre tu cabeza? ¿Cuántas luchas profundas de la mente y de tus pensamientos estás enfrentando de forma infructuosa? ¿Cuántas veces has sentido como si te estuvieran enterrando? Dios lo que está buscando es que pases de un conocimiento racional a un conocimiento experiencial. Dios desea que experimentes su presencia, que experimentes su gloria y que le conozcas de una forma real. Es ese tipo de conocimiento lo que transforma la vida y el corazón. Es ese tipo de conocimiento lo que genera frutos, lo que restaura aquellas cosas perdidas, lo que renueva nuestras fuerzas y nuestra pasión. Dios te está invitando a conocerle de una forma real. Este es el tiempo.

Leave a Reply