fbpx
Today: Nov 28, 2020
Today: Nov 28, 2020

Notas del Pastor MJ: Dios te ha llamado a ser libre

Durante el comienzo de su ministerio Cristo realizó varias actividades en el día de reposo; entre estas, sanidades milagrosas. El hecho de que Cristo decidiera hacer esto durante el día de reposo desató la ira de los Fariseos, quienes vivían aferrados a las tradiciones y dogmas del pueblo Judío. Hubo varios encuentros relacionados a este tema, entre Jesús y los Fariseos. En uno de estos cuestionamientos, Jesús les ofreció a los Fariseos una de las respuestas más brillantes de la Palabra:

También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. (Marcos 2:27)

Cristo le dijo a los Fariseos que no era necesario vivir en una atadura autoimpuesta porque el hombre no fue creado para servir al día de reposo. Más bien, el día de reposo fue creado para bendecir al hombre. En palabras sencillas, Cristo le dijo a los Fariseos: Dios no creó al hombre para estar atado a regulaciones autoimpuestas. Dios le creó para vivir en las bendiciones que provienen de su mano. De esta experiencia surge una pregunta que hay que hacer: ¿Con cuántas ataduras autoimpuestas cargamos?

Son muchas las personas que viven sus vidas con una serie de limitaciones autoimpuestas que impiden el pleno cumplimiento del plan de Dios en sus vidas. En muchas ocasiones estas limitaciones impiden incluso que haya un disfrute pleno de las bendiciones que Dios promete para la vida del creyente. Estas limitaciones autoimpuestas pueden provenir de diversos factores. Hay gente que vive atada a estructuras. Un gran ejemplo de esto es la manera como solemos (o más bien solíamos) hacer iglesia. Antes vivíamos limitados a asistir a un edificio, en unos días en particular, para así congregarnos. Dios ha provocado que eso cambiara y hoy en día hemos tenido que traer la iglesia a nuestros hogares, renovando el altar familiar y desarrollando el discipulado en casa. Dios ha provocado que la iglesia supere las autolimitaciones impuestas y que trascienda las cuatro paredes de un edificio para lanzarse a nuevas plataformas y nuevas maneras de alcanzar a aquellos que necesitan el mensaje del evangelio.

Hay personas que viven limitados por dogmas y doctrinas. Quisiera aclarar algo; Dios nos ha llamado a separarnos para él y a vivir guardando su Palabra en todo momento. Pero vivir en obediencia a Dios no es lo mismo que vivir limitados a regulaciones restrictivas, enfocadas meramente en lo que no se puede hacer, por virtud de ser cristianos. Dios no nos ha entregado un evangelio limitante, más bien nos ha regalado un evangelio de promesas y de libertad en Cristo Jesús. Los mandamientos de Dios deben ser dulces a nuestro paladar y alegrar nuestro corazón (Salmo 19). Pero esto solo se consigue si nuestra obediencia a Dios no está regida por limitaciones, sino por un disfrute pleno de las bendiciones de nuestra Fe.

Hay personas que en cambio viven limitados por sus emociones. Son muchos los que cargan a cuestas con emociones que les anclan al mismo lugar en donde se encuentran y no pueden proseguir adelante. Dios no te creó para que fueras esclavo de tus emociones. Dios creó tus emociones para servirte a ti. Con su ayuda, Dios te otorga el dominio sobre la tristeza, el luto, la ansiedad, el rencor y el temor. Creo firmemente que Dios quiere un tiempo nuevo, en el cual podamos ser libres de aquellas cargas autoimpuestas, que limitan nuestro desarrollo y nuestro disfrute pleno. Pídele a Dios que te ayude a discernir aquellas cosas que te están atando en este tiempo y pídele que te ayude a dejarlas a un lado. Dios te ha llamado a ser libre, mientras vives a plenitud en el disfrute de lo que proviene de su mano para ti. ¿Quieres vivir en esa libertad?

Leave a Reply