fbpx
Today: Jul 26, 2021
Today: Jul 26, 2021

Notas del Pastor MJ: El Dios de paz

No sé si alguna vez has tenido la oportunidad de escuchar a un león rugiendo. Hace varios años tuve esa experiencia en lo que era conocido como el zoológico de Mayagüez. Varios leones comenzaron a rugir, por razones que hasta el día de hoy desconozco. Pero estuvieron rugiendo por varios minutos sin detenerse. El sonido era ensordecedor e intimidante. Mis niños, que para aquel entonces eran muy pequeños, corrieron a esconderse detrás de mi y de mi esposa. Aún a pesar de que había un cristal de protección definitivamente no era un escenario nada relajante. La Biblia compara ese evento con lo que produce la ansiedad en el corazón del ser humano.

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; (1 Pedro 5:6-8)

Es bien interesante que se haga mención de la imagen de un león rugiente en un pasaje que habla de la ansiedad. La razón es bien sencilla. La ansiedad funciona de esa forma. Comienza a manifestarse como un ruido ensordecedor que estremece las fibras del corazón y a su vez se traduce en una experiencia que amenaza con robarte la paz, puede producir temor y puede producir angustia. Afortunadamente tu y yo tenemos una solución para los leones rugientes de la ansiedad porque conocemos a aquel que cierra la boca de los leones (Daniel 6). El mismo Dios que defendió a Daniel en aquella ocasión te puede proteger a ti y a mi de esos ataques.

Ahora bien, para poder contar con esa protección tenemos que recurrir a Dios en oración. La oración en ese sentido se torna en una expresión de total dependencia. Al recurrir a Dios en medio de la ansiedad le estamos diciendo que por nuestras propias fuerzas no seremos exitosos sobre la ansiedad, sino que dependemos de él totalmente para lograrlo. Lo maravilloso es que Dios escucha nuestro clamor y opera a nuestro favor. Esta noticia de esperanza es de extrema importancia en el día de hoy. Hay mucha ansiedad en la calle producto de las amenazas del COVID-19, los repuntes en los contagios, las noticias relacionadas a la vacuna y el clima del pueblo en general. Frente a esos ruidos ensordecedores, parecidos a los rugidos de un león, tenemos que acudir a aquel que puede garantizar nuestra paz. En sus brazos estamos seguros.

Te invito a que no le hagas caso a los ruidos a tu alrededor. Acude a la oración, redobla tu clamor y descansa en el Dios que tiene asegurada tu paz.

Leave a Reply