fbpx
Today: Nov 27, 2020
Today: Nov 27, 2020

Notas del Pastor MJ: La genuina adoración

Hay cosas en la vida que para poder entenderlas a cabalidad es necesario experimentarlas. Una de ellas es aprender a nadar. Es imposible poder comprender toda la mecánica para poder aprender a nadar sin haberse tirado al agua. Lo mismo sucede con la adoración. Puedes conocer mucho acerca de la adoración, saber acerca de la teoría bíblica que define los conceptos y hasta conocer de memoria los últimos coros que se han publicado y que son utilizados con frecuencia en los devocionales de múltiples iglesias. Pero eso no quiere decir que sepas adorar. Eso ni tan siquiera asegura que hayas disfrutado de un mover de adoración genuino y transformador. Para poder comprender a cabalidad lo que representa un tiempo de adoración real es necesario experimentarlo. Esto es de vital importancia porque podemos pasar toda una vida al servicio de Dios pensando que hemos adorado, pero realmente nuestro corazón se encuentra lejos de su presencia. Esto le sucedió a un personaje muy conocido en la Biblia. No fue hasta que se lo tragó un gran pez que experimentó un mover real de adoración.

Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios; Pagaré lo que prometí. La salvación es de Jehová. Jonás 2:9

Jonás era un profeta y uno muy eficiente. Lo sabemos porque las cosas que profetizaba se cumplían (2 Reyes 14:25). Pero su servicio a Dios se había convertido más en un asunto dogmático que en un asunto espiritual. Cuando Dios le da la tarea de predicarle de su misericordia a un pueblo rebelde, Jonás decide desobedecer y emprender un viaje que le conduciría en sentido contrario a donde Dios le había enviado. Una tormenta, un naufragio y un gran pez más tarde Jonás había tenido un encuentro con Dios. Pero un detalle singular es que ese encuentro con Dios le movió a un tiempo de adoración real. Dentro de ese gran pez Jonás escribe un salmo, una canción que revela su estado de situación delante de Dios y su deseo de ofrecerse a sí mismo como ofrenda delante de su presencia. Te invito a que leas ese capítulo 2 del libro de Jonás para que veas de cerca ese tiempo de adoración.

Dios se insertó en medio del escenario de este gran pez para provocar en el corazón de Jonás un encuentro que le movió a una adoración real. Esto me lleva a hacerme varias preguntas. ¿Cuál es el estado de situación de nuestra adoración? ¿Estaremos intentando ofrecer una adoración movida por dogmas y teorías, pero con poca o ninguna experiencia? ¿Estará Dios tomando este tiempo de múltiples dificultades para provocar encuentros que muevan a su pueblo a una adoración real? ¿Seremos nosotros capaces de publicar una alabanza genuina aún dentro de los escenarios más difíciles?

El detalle es que Jonás tuvo que ser tragado por un gran pez para comprender que Dios quería recibir de él una adoración real. En muchas ocasiones esa adoración real cuesta y requiere que nos pongamos en sintonía con Dios para bajarnos de las embarcaciones que nos llevan en sentido contrario a donde Dios nos quiere. Puede ser que tu escenario actual no necesariamente sea uno agradable. Pero Dios quiere insertarse ahí para provocar un encuentro contigo, un encuentro que te mueva a una adoración real. Dios está buscando un pueblo que le adore con un corazón genuino y sin reservas. Dios está buscando una adoración que trascienda los dogmas y que vaya más allá de la teoría. Dios está buscando un pueblo que sea experimentado en la alabanza. ¿Qué adoración le vas a ofrecer a Dios?

Leave a Reply