fbpx
Today: Apr 13, 2021
Today: Apr 13, 2021

Notas del Pastor MJ: Salvador y Padre Eterno

Papá; ¿qué significa eso de víspera? Esa fue la pregunta que me hizo el menor de mis hijos en días cercanos a la navidad. El escuchaba a menudo la célebre frase de “Víspera de Navidad” y quería saber qué era lo que significaba eso. Recuerdo que sin mucho afán de entrar en una definición de esas de diccionario le respondí: “La víspera es el día antes de un evento particular. Es por eso que el 24 de diciembre, día en que celebramos la noche buena, también se le conoce como la víspera de navidad”. Tal parece que la contestación le pareció buena al chico. Se fue complacido calle abajo a continuar sus juegos. Hoy que nos acercamos a la víspera de la Navidad quisiera hablarte de uno de los regalos más extraordinarios e insuperables que Dios nos ha dado. Dios nos ha regalado en Cristo la figura de Padre Eterno.

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamara su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. (Isaias 9:6)

La eternidad de Dios es uno de sus atributos más extraordinarios e insuperables. Nadie más en toda la creación es eterno; solo Dios. Puede resultar incomprensible a nuestra mente finita el enfrentarnos a alguien que es infinito, que ha existido desde siempre y que será para siempre. Pero así es Dios, el es eterno. El profeta Isaías en el capítulo 40 de su libro señalaba que el Dios eterno es Jehová (Isa 40:28). El salmista decía que de generación a generación es su fidelidad (Salmo 119:90). El es el Dios que está por encima de los tiempos y que permanece a través de todas las generaciones. El pueblo de Israel le conocía como el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Para ellos esto representaba un vínculo de eternidad; el Dios que estuvo con sus padres es el mismo Dios que estaría con ellos. Pero entonces se nos habla de un Mesías que iba nacer, a quien el profeta Isaías llama “Padre Eterno”. Más de ochocientos años antes de que Cristo naciera, el profeta Isaías le asigna la misma eternidad de Dios a ese niño que iba a nacer en Navidad. Hace todo el sentido del mundo, porque ese salvador que iba nacer, era el mismo Dios eterno, encarnado. Cuando la Biblia se refiere a Jesús dice que El es. El es el mismo ayer, hoy y por los siglos (Hebreos 13:8). Ósea que es eterno. Pero no solamente el es eterno, sino que sus palabras son eternas. El cielo y la tierra pasarán pero sus palabras no pasarán (Mateo 24:35).

¿Por qué esto es importante para nosotros? La razón es sencilla. Si Dios es eterno, El está por encima de los tiempos. Si El está por encima de los tiempos entonces El no cambia, permanece fiel, todo lo conoce. Entonces todo lo que proviene de nuestro Dios para nosotros está garantizado. Cuando nos enfrentamos a los cambios vertiginosos podemos contar con el Dios que permanece y nunca cambia, porque El es eterno. Cuando nos enfrentamos a los tiempos de incertidumbre, podemos contar con el Dios que todo lo conoce, porque El es eterno. Cuando nos enfrentamos a las noticias inesperadas podemos contar con un Dios al cual nada le sorprende, porque El es eterno. Cuando nos enfrentamos a la fragilidad de la vida, a las perdidas significativas, podemos contar con el Dios de la eternidad. Aún la muerte no es el capítulo final para Dios porque El es eterno y con su eternidad garantiza esperanza, consuelo y paz.

Ha llegado la navidad y es hora de que abras los regalos que te han dado desde el cielo. Nos han dado un salvador, nos han regalado a un Padre Eterno. Deposita toda tu confianza y toda tu Fé en El. No desaproveches esta oportunidad.

Leave a Reply