fbpx
Today: Dec 2, 2020
Today: Dec 2, 2020

Notas del Pastor MJ: Tu rol más importante

Si tuvieras que destacar algo de ti; ¿qué mencionarías? Usualmente cuando llegan estas ocasiones son muchos los que hacen referencia a sus profesiones, a sus grados académicos o tal vez a alguna certificación o licenciatura en particular. Hay algunos que mencionarán sus conexiones, su trasfondo o contexto familiar o su lugar de origen. Hay quienes hablarán de su matrimonio, de sus hijos, de algún logro alcanzado o de algún viaje en particular. Todo esto es bastante común. Sin embargo, te sorprenderá lo que decidió destacar de sí mismo alguien que tenía una notoriedad muy grande.

“Pasadas estas cosas, en el reinado de Artajerjes rey de Persia, Esdras hijo de Seraías, hijo de Azarías, hijo de Hilcías, hijo de Salum, hijo de Sadoc, hijo de Ahitob, hijo de Amarías, hijo de Azarías, hijo de Meraiot, hijo de Zeraías, hijo de Uzi, hijo de Buqui, hijo de Abisúa, hijo de Finees, hijo de Eleazar, hijo de Aarón, primer sacerdote,“ (Esdras 7:1-5)

No son muchas las personas a lo largo de la historia que tienen a su haber el privilegio de tener un libro de la Biblia bajo su nombre. Pero esto no es lo único que hace resaltar la figura de Esdras. Esdras tenía una posición de gran importancia en el imperio Medo-Persa. Debió haber sido muy brillante, experto en múltiples materias y muy hábil en el aspecto de negociar y establecer relaciones. Tan es así que el rey más poderoso de su época, el gran Artajerjes, le envía con toda su confianza y con múltiples recursos a restaurar el servicio a Jehová y el gobierno en Jerusalén. Esdras era un embajador poderoso a cargo de restaurar la paz y el funcionamiento de una nación. Pero cuando Esdras se describe a sí mismo en su libro, en vez de destacar todo lo antes dicho, el decide resaltar un detalle particular. Todos los nombres que aparecen mencionados en esos primeros versos del capítulo 7 son nombres de sacerdotes. Esdras venía de un linaje sacerdotal y él establece eso como punto determinante acerca de su persona. El está anunciando que para él lo más importante era ser el sacerdote que Dios le había llamado ser. Esdras dejó anunciado para la posteridad que el rol más importante que el podía tener, era ser un siervo del Señor, capaz de hacer aquello que Dios le había llamado a hacer.

Es ilimitada la cantidad de enseñanzas que podemos capturar de esta experiencia. Esdras nació lejos de su tierra, influenciado por culturas paganas, bajo un gobierno que no se parecía a lo que Dios había determinado para su pueblo. Sin embargo, el no dejó que nada de eso definiera su manera de pensar. Su vida, sus acciones y toda su obra estuvieron enmarcadas en los mandamientos del Señor; a tal extremo que lo más importante para él era que todos supieran que Dios le había llamado a ser su sacerdote.

¿A qué te ha llamado Dios en este tiempo? ¿Cuál es el rol más importante que Dios ha puesto en tus manos? Puede ser que te encuentres en medio de ambientes no favorables, a merced de las influencias de este tiempo e inclusive lejos de donde desearías estar. Pero es posible que puedas fundamentar tu vida en los mandamientos del Señor, aún en medio de los escenarios diversos de este tiempo. Es posible que podamos vivir como mencionaba el apóstol Pablo, sin conformarnos a este siglo, siendo transformados por medio de la renovación de nuestro entendimiento y descubriendo la voluntad santa, agradable y perfecta del Padre (Romanos 12:2).

Dios desea levantar en medio de este tiempo una generación de creyentes que valoren sobre todas las cosas el rol que Dios les entregó en sus manos; aquello que Dios les llamó a ser y a hacer. Son esos los valientes y las valientes a quien Dios enviará a transformar sus escenarios; acompañados de los recursos del cielo, con Su gracia y para Su gloria.

Leave a Reply