fbpx
Today: Dec 5, 2020
Today: Dec 5, 2020

Pinta los dinteles con la Sangre de Cristo

En días recientes le comentaba a mis hermanos menores acerca de la situación actual.  En lo que va de año han habido terremotos, enfermedades, un anuncio de una plaga de langostas en el este de África y varios eventos catastróficos adicionales a nivel mundial.  Recuerdo que comenzamos a hablar acerca de las comparativas con las plagas de Egipto.  En lo personal suelo ser bien jovial y con mi familia un tanto bromista.  Así que para liberar las tensiones un poco les dije en tono jocoso a mis hermanos que si eso era así, probablemente dentro de las próximas semanas podría llegar la plaga de los primogénitos.  Por lo tanto, como hermano mayor, tendría que establecer en mi testamento quien de ellos iba heredar mi colección de películas.  Luego de reírnos un rato y determinar quién se quedaría con cual película mi hermana menor me dijo lo siguiente: “No tengas miedo, pinta los dinteles de la puerta de tu casa con sangre y no te va a pasar nada”.  El ambiente de broma se tornó en uno de reflexión.  Aún en medio de mis comentarios que no estaban destinados a una consideración seria nos sorprendió el Señor con una lección muy importante.  Y he aquí el tema de mi escrito de esta semana: Si queremos detener las plagas tenemos que pintar los dinteles con la sangre de Cristo.

“Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer… Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.” (Exodo 12:7,13)

Para aquellos que no están familiarizados con la historia, estas fueron las instrucciones que Dios le dijo al pueblo para protegerse del juicio más severo mientras se desataban las plagas sobre Egipto.  La sangre de la cual se habla en esos versos es la sangre de un cordero sin defecto, ofrecido como ofrenda por la expiación de los pecados de las familias.  Para aquellos de nosotros que habitamos bajo el nuevo pacto de la gracia, esto es un símbolo del sacrificio de ese cordero sin mancha, llamado Cristo, quien vertió su sangre para perdonar nuestros pecados y librarnos del mal.  De modo, que en este tiempo nos toca pintar los dinteles de nuestras casas con la sangre de Cristo.

Pintar los dinteles con la sangre de Cristo significa declarar el señorío de Cristo en nuestros hogares, afirmar su palabra en nuestras familias y reconocer su presencia en medio de los nuestros. Tal y como les tocó hacer a los Israelitas esto es una responsabilidad activa, requiere que nos movamos a hacerlo realidad.  ¿De qué maneras puedes hacer esto en este tiempo?  Aprovecha estos días y saca un espacio a diario para reflexionar junto a los tuyos.  Canten juntos, oren juntos, lean la Palabra juntos.  Ora de continuo por los tuyos y declara la presencia del Señor sobre sus vidas.  Llena tu casa con alabanza constantemente.  Establece como prioridad tiempos para que tengas tus devociones personales.  No le des espacios a aquellas cosas que puedan servir como elementos nocivos, que te separen de esta agenda.  No le abras la puerta a la ansiedad, al temor ni a la confusión; aún cuando estos merodeen por tu vecindad.  Pinta los dinteles de tu casa para que estés protegido de cualquier plaga.

Estoy convencido que este tiempo Dios lo está separando para que nos tornemos a él.  No es momento de sucumbir ante las presiones de las noticias de este tiempo.  Más bien es el momento de afirmarse en las promesas del Señor que ha dicho que nos protegerá del mal si ponemos nuestra confianza en él.  Hay poder en la sangre de Cristo para protegernos, para salvarnos y para librarnos del mal.  Yo lo creo; ¿lo crees tú?

Leave a Reply