Notas del Pastor MJ: ¿A qué mensajero le estás prestando atención?

Siempre me ha cautivado la historia del profeta Elías.  Es alguien que irrumpe en medio del relato bíblico sin previo aviso.  La Biblia no habla mayores detalles de su contexto, familia o desarrollo ministerial.  Sin embargo, tan pronto él es introducido exhibe una autoridad sobrenatural. Elías era capaz de cerrar los cielos y volverlos a abrir con una simple oración.  Él era capaz de hacer descender fuego del cielo en cualquier momento.  Él era capaz de hacer milagros y prodigios en el nombre de Jehová su Dios, para bendición de los necesitados.  

Cuando llegó el día del gran reto, la batalla frente a los profetas de Baal, él como profeta del Dios vivo, mantuvo su compostura y su corazón no desmayó.  A menudo nos pasa de forma similar.  Podemos enfrentar retos de gran envergadura, sin mayor dificultad.  La adrenalina del momento nos mueve y nos sentimos energizados, listos para la batalla.  Nuestro problema no son nuestras fuerzas, nuestras capacidades, nuestras conexiones o recursos.  De frente al calor de la crisis o la tormenta podemos accionar e inclusive salir airosos.  Pero cuando se acaba la adrenalina, nuestras defensas se van al suelo.   Es ahí cuando nos volvemos más vulnerables al desánimo, a la tristeza y a la depresión.

“Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos. 3 Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, “ (1 Reyes 19:2-3)

El profeta Elías experimentó precisamente esto, luego del desenlace exitoso frente a los profetas de Baal en el monte Carmelo.  Luego de un gran desafío en el cual había resultado victorioso sus defensas se fueron al suelo. El recibe las amenazas de Jezabel, la reina de turno; amenazas que atentaban contra su vida.  Es bien curioso porque este mensaje fue enviado de una manera particular.  Por supuesto, para aquel entonces no existían artefactos de telecomunicaciones ni mucho menos la comunicación digital.  Fue un mensajero quien le hizo llegar el recado de parte de Jezabel.

La palabra que se utiliza para describir el término mensajero en este pasaje puede ser utilizada para hablar de cualquier tipo de mensajero, incluyendo ángeles que son enviados con comunicados de parte de Dios o que sirven como sus representantes.  El error de Elías es que le prestó atención al mensajero equivocado, al emisario de Jezabel.   Palabras con luz: Nunca podemos darnos el lujo de prestarle atención al mensajero equivocado.  Si ha habido una época en la cual esto representa un riesgo inminente, es esta en la cual vivimos.  A diario somos informados por diversos mensajeros que intentan minar nuestra confianza, nuestra Fe y hasta nuestra capacidad para confiar en Dios y en su Palabra.  La resultante final es que, tal y como le sucedió a Elías, nos quedamos sin fuerzas.  A ti y a mi nos toca dejar de prestarle atención a la duda, a la ansiedad, a la tristeza y al desgaste acumulativo de estos tiempos.  Todo eso trae consigo anuncios de amenazas de muerte y si le prestamos nuestro oído, no vamos a tardar en querer huir para escondernos en nuestros desiertos.  ¿A qué mensajero le estás prestando atención en este tiempo? El consejo para ti, el mensajero por excelencia es la voz del Espíritu Sabto.  No dejes de prestarle atención a esa voz.

No Comments


Categories

Archive

 2022

Recent

Tags