848 • El Heraldo Digital – Institucional • Volumen XVII • 8 de mayo 2022

848 • El Heraldo Digital – Institucional • Volumen XVII • 8 de mayo 2022
El rol de la maternidad en el libro del profeta Isaías
 
“1 Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová.
2 Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. 3 Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas. 4 No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria. 5 Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado. 6 Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová, y como a la esposa de la juventud que es repudiada, dijo el Dios tuyo. 7 Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias.”  (Isaías 54:1-7, RV 1960)


El libro del profeta Isaías es uno de los libros favoritos de la mayoría de los Cristianos. Sus mensajes anunciando al Mesías, a Cristo, forman parte de nuestras celebraciones navideñas, así como de las celebraciones de la Semana Santa.

“14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.”  (Isa 7:14)

“6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. 7 Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.” (Isa 9:6-7)

“1 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. 2 Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.” (Isa 11:1-2)

“3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. 4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 
5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. 7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8 Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9 Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. 10 Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.”  (Isa 53:3-10)

Sus mensajes de esperanza y de fortaleza para los tiempos de prueba y de grandes vicisitudes son conocidos aún por aquellos que no conocen al Señor.

“1 Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. 2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.” (Isa 43:1-2)

“28 No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. 29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. 30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; 31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” (Isa 40:28-30)

Sin duda alguna que cada verso bíblico de este libro destila savia celestial y eterna.
No obstante, casi nunca nos detenemos a destacar el uso y la frecuencia con el que este profeta utiliza las metáforas acerca de la maternidad para configurar sus mensajes. Esto es, el uso que Isaías la da a los procesos de maternidad, a sus dolores, a sus complicaciones y a sus bendiciones.
Hay que entender que el mensaje profético de Isaías parte de las premisas de que es Dios el que nos forma en el vientre de una mujer, que es Él quien los trae  y que lo hace con propósitos específicos.

“2 Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el vientre, el cual te ayudará: No temas, siervo mío Jacob, y tú, Jesurún, a quien yo escogí. …24 Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo;” (Isa 44:2, 24)

“3 Oídme, oh casa de Jacob, y todo el resto de la casa de Israel, los que sois traídos por mí desde el vientre, los que sois llevados desde la matriz.” (Isa 46:3)

“1 Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria. 2 Y puso mi boca como espada aguda, me cubrió con la sombra de su mano; y me puso por saeta bruñida, me guardó en su aljaba; 3 y me dijo: Mi siervo eres, oh Israel, porque en ti me gloriaré……5 Ahora pues, dice Jehová, el que me formó desde el vientre para ser su siervo, para hacer volver a él a Jacob y para congregarle a Israel (porque estimado seré en los ojos de Jehová, y el Dios mío será mi fuerza);” (Isa 49:1-3, 5)

El profeta Isaías dice que hay personas que Dios sabe que serán rebeldes, aún antes de que nazcan, desde el vientre. No obstante, Dios ha decidido amarlos; una descripción clara de la misericordia divina que ofrece oportunidades para el arrepentimiento aún antes de que nazcamos.

“8 Sí, nunca lo habías oído, ni nunca lo habías conocido; ciertamente no se abrió antes tu oído; porque sabía que siendo desleal habías de desobedecer, por tanto te llamé rebelde desde el vientre. 9 Por amor de mi nombre diferiré mi ira, y para alabanza mía la reprimiré para no destruirte. 10 He aquí te he purificado, y no como a plata; te he escogido en horno de aflicción.”  (Isa 48:8-10)

Estos versos son más que suficientes para comprobar el carácter sacramental de la vida y el rol preponderante que Dios le asignó a las madres. Esto es, las mujeres que dan a luz o que crían hijos son participantes activas, instrumentos esenciales en la creación y en el cumplimiento del propósito de Dios. Es a través de ellas que se configuran esas oportunidades de gracia y de misericordia. Ellas nos traen al mundo que Dios ha preparado para nosotros.
Estas aseveraciones son vitales en momentos en los que algunos grupos políticos nos quieren obligar a ver la libertad para el aborto como una condición de salud. Esto no solo contradice la Biblia, sino que parte de la premisa de que el embarazo es una enfermedad.  Sabemos que algunos embarazos pueden provocar condiciones adversas de salud, pero el embarazo como tal no es una condición de salud; es una bendición del cielo.
Tenemos que confesar que quedamos consternados ante las reacciones de varios políticos y de una comentarista liberal Norteamericana ante un documento que se filtró desde la Corte Suprema de Estados Unidos. Por un lado, la Vicepresidenta Kamalah  Harris decía que “cómo se atrevían a decirle a las mujeres qué hacer con sus cuerpos: “how dare they” . Es interesante que esta no fuera su reacción cuando esa misma corte se “atrevió” a decirle al país que había re-interpretado la definición ancestral del matrimonio como la unión de un hombre con una mujer. A continuación las declaraciones del Juez John Roberts (Presidente de ese Tribunal) en el disenso que escribió en ese caso:

“Five lawyers have closed the debate and enacted their own vision of marriage as a matter of constitutional law. Stealing this issue from the people will for many cast a cloud over same-sex marriage,making a dramatic social change that much more difficult to accept. Cite as: 576 U. S. ____ (2015) 3 ROBERTS, C. J., dissenting The majority’s decision is an act of will, not legal judgment. The right it announces has no basis in the Constitution or this Court’s precedent. The majority expressly disclaims judicial “caution” and omits even a pretense of humility, openly relying on its desire to remake society according to its own “new insight” into the “nature of injustice.” Ante, at 11, 23. As a result, the Court invalidates the marriage laws of more than half the States and orders the transformation of a social institution that has formed the basis of human society for millennia, for the Kalahari Bushmen and the Han Chinese, the Carthaginians and the Aztecs. Just who do we think we are?”  

La decisión que provee el borrador que se filtró durante la semana pasada es un claro indicio de que esa Corte quiere corregir un error similar al que acabamos de presentar. Se trata del caso Roe v. Wade.  
La Juez Ruth Bader Ginsburg  había indicado que este caso, que fue resuelto en 1973, posee unas partes doctrinales que fueron ensambladas, formadas de manera apresurada:

“Doctrinal limbs too swiftly shaped, experience teaches, may prove unstable. The most prominent example in recent decades is Roe v. Wade.”  

O sea, que según esta Juez, que era muy liberal, Roe v. Wade siempre ha sido un caso “finito”. La Juez Ginsburg estaba criticando la forma en que esta decisión estableció un derecho que no aparece en la Constitución de los Estados Unidos. O sea, que lo que esto significa es que la Corte Suprema de los Estados Unidos siempre ha sabido que la doctrina que sustenta Roe v. Wade no aguanta mucho el debate.
Es importante señalar que el borrador filtrado no dice que se van a prohibir los abortos. Ese borrador dice que se le va a devolver ese derecho a los Estados para el pueblo sea el que decida qué es lo que queremos que suceda con esto. De hecho, el NY Times, que es un periódico liberal, publicó un artículo en el que señala que si esta decisión se materializa tal y como aparece en el borrador filtrado, los abortos sólo se reducirán entre un 13 y un 14 por ciento.

“Research from December on the estimated changes in distances to clinics found that, if Roe were overturned, the number of legal abortions would be likely to fall by around 14 percent (updated to 13 percent in more recent research). ”  

La comentarista que nos consternó reaccionaba esta semana ante el borrador de la posible decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos en relación al caso presentado por el Estado de Mississippi; Dobbs v. Jackson Women's Health Organization, Docket no.19-1392 . Ella decía que ahora la Corte Suprema quiere forzar que los embarazos de las mujeres terminen con el parto de un niño(a). ¿Acaso no es ese el propósito de un embarazo?
El Presidente Biden parece haber tenido un momento de revelación en todo este conflicto cuando consignó que las mujeres escogen abortar un niño (a). Esto es, que no se trata de que abortan un feto.
Es muy importante señalar que el profeta Isaías utiliza la metáfora de un parto señalando que este proceso no es algo sencillo; trae dolores consigo. La cita bíblica de Isaías 13:6-8 es una ejemplarizante. Sin embargo hay una que creemos es mucho más intensa que la que acabamos de señalar:

“17 Como la mujer encinta cuando se acerca el alumbramiento gime y da gritos en sus dolores, así hemos sido delante de ti, oh Jehová. 18 Concebimos, tuvimos dolores de parto, dimos a luz viento; ninguna liberación hicimos en la tierra, ni cayeron los moradores del mundo.” (Isa 26:17-18)

Es impresionante que el parto que describe Isaías no produce nada: se pare viento. Se trata entonces de un dolor que es fútil, que es vano, sin consuelo, que no marca un futuro de esperanza, que corta todas las razones para la alegría y para la paz común. Se trata de un parto en el que no se recibe el fruto esperado y anhelado. Se puede parir en cualquier lugar y en medio de las condiciones más adversas que puedan existir. Si el resultado es una criatura viva, todo lo demás tiende a ser visto como una condición aleatoria al parto. En cambio, no es lo mismo si el resultado es “viento”, aunque se haya parido en un palacio.
Jesucristo parece haber “bebido” de estos textos cuando dijo lo siguiente:

“21 La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo.”
(Jn 16:21)


El profeta Isaías describe las bendiciones del reno mesiánico, el reino de Cristo luego de que la Iglesia vuele al cielo, utilizando metáforas aleatorias a la maternidad saludable y a la estabilidad de la niñez.

“19 Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. 20 No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21 Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. 22 No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. 23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. 24 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 25 El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová.”   (Isa 65:19-25)

La maternidad es entonces una bendición de Dios que posee ribetes mesiánicos y proféticos.
Ahora bien, hay otras referencias bíblicas del libro de esta profecía que podemos continuar
considerando. No obstante, creemos que los lectores deben haber capturado el mensaje esencial que procuramos comunicar aquí. Sin embargo, hemos dejado para el final de esta reflexión unas declaraciones proféticas de Isaías que nos parecen muy puntillosas. Esto es así porque están relacionadas a los cantos del Siervo Sufriente que presenta Isaías (42:1-4; 49:1-6; 50:4-9; y 52:13-53: 12) . De hecho, son las reacciones iniciales de este profeta luego de haberlos presentado. Se trata de las expresiones que encontramos en el capítulo 54 del libro de este profeta:

“Da gritos de alegría, mujer estéril y sin hijos; estalla en cantos de gozo, tú que nunca has dado a luz,
porque el Señor dice: «La mujer abandonada tendrá más hijos que la mujer que tiene esposo.»
2 Agranda tu tienda de campaña, extiende sin miedo el toldo bajo el cual vives; alarga las cuerdas, clava bien las estacas, 3 porque te vas a extender a derecha e izquierda; tus descendientes conquistarán muchas naciones y poblarán las ciudades ahora desiertas. 4 No tengas miedo, no quedarás en ridículo;
no te insultarán ni tendrás de qué avergonzarte. Olvidarás la vergüenza de tu juventud y no te acordarás más de la deshonra de tu viudez, 5 porque tu creador te tomará por esposa. Su nombre es Señor todopoderoso; tu redentor es el Dios Santo de Israel, el Dios de toda la tierra. 6 Eras como una esposa joven abandonada y afligida, pero tu Dios te ha vuelto a llamar y te dice: 7 «Por un corto instante te abandoné, pero con bondad inmensa te volveré a unir conmigo.”  (Isa 54:1-7, DHH)


El análisis de este pasaje requiere de varias reflexiones. No obstante, queremos señalar algunas cosas que este pasaje comunica. Por un lado, este describe el futuro glorioso de Sión, futuro que se obtiene a partir del  sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario. Por el otro, parece estar hablándoles a las mujeres estériles y a las madres que están realizando el ejercicio de criar solas. Esto es, aquellas que crían solas por viudez, por divorcio, por abandono o por ser madres solteras.
Este mensaje es para aquellas que han decidido no esquivar ese reto. Ese pasaje dice que Dios ha decidido que no las va a dejar solas. Dios hace que esos vientres produzcan, sea por virtud de un embarazo o por virtud de la adopción. Dios ha decidido acompañar a aquellas que se sienten abandonadas. Él ha prometido que todas y cada una de ellas ampliarán sus campos de acción.
Dios ha ordenado que no se detengan, que los suyos se convertirán en personas de buena influencia: “Tus hijos conquistarán muchas naciones y ocuparán las ciudades que ahora están deshabitadas.” (Isa 54:3, TLA)
Dios les conmina a no tener miedo, porque no serán avergonzadas (PDT). Dios las ha llamado.
Es nuestra oración que hoy, el día de las madres, cada mujer que ha recibido el don de la maternidad (por virtud de la concepción o por la adopción) reciba bendiciones del Señor. Dios las invita hoy a regocijarse, a gritar de alegría, a ampliar sus visiones de la vida que Dios les ha regalado y a caminar confiando que el Todopoderoso. Cada lágrima derramada, cada esfuerzo que parece haber sido hecho en vano, será recompensado. El Dios del cielo lo ha prometido así y nosotros lo afirmamos en el nombre de Jesús,

“11 Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo; he aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fundaré. 12 Tus ventanas pondré de piedras preciosas, tus puertas de piedras de carbunclo, y toda tu muralla de piedras preciosas. 13 Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová; y se multiplicará la paz de tus hijos. 14 Con justicia serás adornada; estarás lejos de opresión, porque no temerás, y de temor, porque no se acercará a ti. 15 Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin mí; el que contra ti conspirare, delante de ti caerá. 16 He aquí que yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y yo he creado al destruidor para destruir.
17 Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.”  
(Isa 54:11-17)


Posted in
Tagged with ,

No Comments


Categories

Archive

 2022

Recent

Tags