Notas del Pastor MJ: las pisadas del maestro

Aquella mañana mi esposa y yo nos levantamos temprano y junto a uno de nuestros cuñados nos dirigimos a nuestro destino.  La aventura consistía en poder llegar a una cueva que queda en un promontorio rocoso, en la zona costera del noroeste de la isla de Puerto Rico.   El detalle singular es que gran parte del año esa cueva es inaccesible porque la marea sube y no solo la cubre, sino que también imposibilita el camino para llegar hasta ella.  Sin embargo, durante los meses de verano la marea baja lo suficiente para que de forma continua pueda haber paso para aquel lugar.  La experiencia fue de ensueño, y el lugar, uno de los más hermosos que he visitado en mi islita.  Pero había un reto adicional, el camino de vuelta.  Resulta que en una zona costera de casi dos kilómetros de extensión y que contiene múltiples entradas y salidas es bastante fácil desorientarse y perder el rumbo.  ¿Cuál es el camino de regreso?  Esa era la pregunta que teníamos mi esposa y yo.  Sin embargo, nuestro hermano político no tenía preocupación alguna.  Muy tranquilamente nos respondió a ambos: “Es muy sencillo conocer el camino de vuelta.  Solo tienes que seguir las huellas que dejamos en la arena.  Estas marcan el rumbo correcto”.

“Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos.” (Salmo 32:8)

Es fácil perder el rumbo en medio de las realidades que experimentamos a diario.  Si ponemos nuestra confianza en nuestras propias capacidades podemos desorientarnos y apartarnos radicalmente del propósito de Dios para nuestra vida.  La clave para mantener el rumbo correcto es seguir las pisadas del maestro.  Dios ha prometido en su Palabra que él nos puede enseñar el camino para que no nos apartemos de él. La Palabra también dice que él puede sustentar nuestros caminos para no resbalar (Salmo 17:5).  Esto lo que significa es que el es capaz de demarcar y retener una ruta para ti y para mi de modo que podamos caminar de forma segura.

Para poder seguir las pisadas del maestro hay que estar cerquita de él.  Caminar a la distancia no funciona igual.  Pero si decides acercarte a su presencia, si decides acortar la distancia que hay entre tu y él entonces vas a poder experimentar como él extiende su diestra salvadora, como te toma de la mano y te ayuda a caminar con paso seguro para que no pierdas el rumbo. Mi invitación para ti; sigue las pisadas del maestro.  Nunca te vas a perder en el camino.

No Comments


Categories

Archive

 2022

Recent

Tags