837 • El Heraldo Digital – Institucional • Volumen XVII • 27 de febrero 2022

Un mundo en llamas; Reflexión por el Pastor/Rector: Mizraím Esquilín-García 837 • El Heraldo Digital – Institucional • Volumen XVII • 27 de febrero 2022
 
“6 Ustedes oirán de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el fin.” (Mat 24:6, DHH)

            El mundo entero fue despertado esta semana por los tambores de guerra. Estos tambores fueron ordenados por un personaje siniestro y neurótico llamado Vladimir Putin. Estos tambores de guerra han alterado el balance del poder de todo el planeta. Tanto Emmanuel Macron, Presidente de Francia, como Sauli Niinistö, Presidente de Finlandia venían advirtiendo al mundo occidental que hacía varias semanas veían afectada la salud mental de Putin, el Presidente Ruso. Ellos dijeron que Putin ya no parecía ser un individuo racional.

Sabemos que trabajar con una persona que padece de la salud mental es siempre una tarea monumental. Tener que lidiar con un paciente así y que tiene en sus manos poderes ilimitados, acerca a cualquiera a escenarios apocalípticos. Este “paciente” ha colocado al planeta en una crisis que no veíamos desde la crisis de los misiles de 1962. Sus motivaciones parecen desconocidas, pero lo único que ha logrado manifestar es que él desea devolverle a Rusia las glorias y el poder que se perdieron cuando la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas dejó de existir. Eso es, la re-anexión de Ucrania, Lituania, Letonia y Estonia al bloque soviético.

Uno de los aspectos más relevantes de este escenario es que los líderes de Occidente no prestaron atención a estas noticias. Es más, los Estados Unidos autorizaron la compra de más de 240 millones de barriles de petróleo a los rusos entre el mes de febrero y el mes de diciembre del año 2021. O sea, que no solo no prestaron atención, sino que le ayudaron a financiar sus programas militares. Los líderes a cargo de las naciones occidentales en el 1962 eran otros. De hecho, esos líderes estaban dispuestos a morir en vez de tener que ceder a sus principios. John F. Kennedy es un testimonio inequívoco de esto.

Algunas de las características que los historiadores de Vladimir Putin han identificado en él es la ausencia de respeto por la vida y su falta de interés en ganar el apoyo de su pueblo. O sea, que a él no le importa que su pueblo proteste por lo que él está haciendo. Algunos especialistas en la conducta  de los seres humanos que ostentan posiciones de poder mundial han contratado estas características con las que encontramos por ejemplo en Xi Jinping, el Presidente de China. Esos especialistas argumentan que distinto a Putin, a Xi le importa mucho tener la mayoría de su pueblo a su favor.

Hay que añadir que los conocedores de la estructura de gobierno ruso han destacado que Putin vive rodeado, para “servir” a unas 40 ó 50 familias rusas que forman la oligarquía que domina ese país. O sea, que tiene que mantenerlas contentas y felices. Este balance de poder se vio afectado por el fiasco en la invasión de la república de Georgia (2008) y la marginación que le hizo la comunidad económica (G7) cuando esta decidió dejarlo fuera de algunas reuniones importantes en el pasado reciente. Limitar los accesos de estas familias a las finanzas internacionales podría haber detenido este problema. No lo hicimos a tiempo.
 
Sabemos que la guerra que Putin ha desatado no puede extenderse mucho tiempo porque él no cuenta con los recursos económicos necesarios para sostener una economía de guerra por mucho tiempo. Su país ha estado enfrentando serios problemas económicos por los pasados 10 años. Es más, la economía rusa (GDP) se encuentra en la posición número 12 a nivel mundial, debajo de la de Corea del Sur y no muy lejos de la de España[1]. La pregunta que todos nos formulamos es cuál es l próxima decisión que este ser humano va a tomar luego de esta incursión. No tenemos la respuesta para esta pregunta. Lo que sí sabemos es que esta guerra producirá consecuencias desastrosas en todo el planeta.

 Por ejemplo, no podemos ignorar que Xi Jinping en China, Kim Jong-Un en Corea del Norte y Ebrahim Raisi en Irán están sentados en los balcones observando cómo reacciona occidente para comenzar a realizar sus movimientos.

 Este escenario nos recuerda uno similar que ocurrió hace escasamente 90 años y en la misma región. Un “cabo bohemio” llamado Adolfo Hitler se había apoderado de lo que había quedado de Alemania después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Sus ansias psicóticas de devolver a Alemania a sus años de gloria ya pasados lo movió a crear una cultura armamentista y con esta, a comenzar a reclamar territorios que él decía que eran suyos. Austria, lo Sudetes, Checoslovaquia formaron parte de estos reclamos. El resto es historia: se desató la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), conflicto que afectó a todo el planeta y que le costó la vida a más de 70 millones de seres humanos.

 Los líderes europeos más importantes de esa época, Neville Chamberlain, Primer Ministro de Gran Bretaña, Albert Lebrun, Presidente de Francia y Édouard Daladier, Primer Ministro Francés, han pasado a la historia como sinónimos de necedad e ineptitud. Estos pudieron haber evitado ese conflicto, pero les faltó voluntad y espina dorsal para hacerlo. La buena noticia es que detrás de esta crisis Dios levantó figuras como Winston Churchill, Franklin D. Roosevelt y Dwight D. Eisenhower. Hombres que supieron dirigir al planeta a la paz y a la reconstrucción.
 Hemos repasado estos datos históricos porque llevamos en el corazón unas advertencias dictadas por el filósofo español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana Borrás (George Santayana, 1863-1952) :
  “El progreso, lejos de consistir en cambio, depende de la retentividad (…) y cuando la experiencia no se retiene, como entre los salvajes, la infancia es perpetua. Los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo.”[2], [3]
  O sea, que nuestro mundo está en llamas porque nuestros líderes por dos (2) razones. Una de ellas es que no han repasado su historia, pero la más importante es que han decidido darle la espalda a Dios.

 El Senador Mitt Romney lo había advertido en el 2012 y no le prestamos atención[4], [5]
 El Mundo en Llamas es el título de un libro escrito por Billy Graham en 1965 (Word Aflame) y traducido al español en 1981.[6] En su introducción encontramos unos párrafos que dicen lo siguiente  “Algunos diplomáticos suponen que la causa de la tensión mundial es política, y que si pudiéramos lograr la buena voluntad y la amistad entre todas las naciones resolveríamos nuestros problemas. Esto es lo precisamente lo que estamos tratando desesperadamente de hacer en las Naciones Unidas. Pero las Naciones Unidas están resultando casi tan ineficaces como la antigua Sociedad de las Naciones. El diplomático desconoce la realidad de que la diplomacia es un registro de sueños desechos, promesas quebrantadas y tratados violados.
  
 Algunos educadores suponen que la causa de la tensión mundial reside en la falta de conocimientos y que solamente si pudiéramos educar a todos los hombres vendría la paz al mundo….
  
 Los sociólogos suponen que un medio ambiente malo, como son las condiciones del vida deficientes de los bajos fondos urbanos o de las regiones rurales pobres, es o que engendra males y problemas…”[7]
   El Dr. Graham utilizó este libro para llamar la atención a los Cristianos para que no caigamos en la trampa de pensar que la filosofía del mundo acerca de los sucesos mundiales y el destino del mundo sea similar a lo que dice la Biblia. Los creyentes en Cristo creemos que Dios es el que controla la historia y el que se revela en esta. Las llamas que amenazan nuestro mundo trascienden las llamas de los conflictos bélicos. Graham estaba en lo correcto en 1965, en 1981 y en la actualidad. Las llamas demográficas, las del desorden, las de las injusticias raciales y sociales, la de la ciencia sin control y sin moral y la de los dilemas políticos, son solo algunas de las que han estado consumiendo el planeta. Las luchas de la religión natural contra el plan y el propósito de Dios, los falsos profetas y las olas de engaño que amenazan al mundo y a la Iglesia operan como un combustible para acelerar esas llamas.
 Todas estas aseveraciones forman parte de lo que el Dr. Graham analiza en el libro antes citado. La buena noticia es que la Biblia dice estos escenarios, todos, forman parte del plan perfecto de Dios. Dios sigue sentado en Su trono alto y sublime. Jesucristo va regresar por su Iglesia tal y como lo prometió; y vendrá si dar aviso, de manera inesperada. Esto es lo que la Biblia describe como el rapto de la Iglesia.

 Bíblicamente este concepto no carga un peso negativo ni de violencia. El mismo es definido por la literatura académica en el que los hombres (y las mujeres) son establecidos en una esfera supra terrestre sin tener que sufrir la muerte.

  “Rapture is understood as a divine act by which men are set in the supraterrestrial sphere without suffering death (Ganymede etc.).”[8]
 
              El Apóstol Pablo fue instruido en el análisis y el manejo de este concepto como estudiante de Gamaliel (Hch 22:3). Este uso ha formado parte de las enseñanzas de los maestros Judíos acerca del Antiguo Testamento por más de 2500 años. A continuación una cita académica-filológica de cómo se utiliza este concepto cuando se usa en el lenguaje hebreo:
  
 “As for journeys to the hereafter, the OT has the rapture of Enoch in Gn. 5:24 …. and the ascension of Elijah in 2 K. 2:11” [9]
               O sea, que el Espíritu Santo inspiró a Pablo a utilizar un concepto certero para escribir acerca de esa venida repentina de Cristo: arrebatamiento, rapto (“harpazō”, G726).
  “17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”
 (1 Tes 4:17, RV 1960)

              Fue San Jerónimo, en la traducción del texto bíblico al latín el que decidió utilizar el concepto  “rapiemur” para describir el “harpazō”. Es de aquí de donde surge el concepto castellano “rapto” y el concepto anglo “rapture.” Este concepto paulino (“harpazō”, G726) se utiliza para describir lo que el Señor hizo con Felipe el diácono para ponerle punto final a su encuentro con el eunuco que era funcionario de Candace, reina de los etíopes.

  “39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.” (Hch 8:39,)
   Es también el mismo concepto que Pablo utiliza para describir lo que le sucedió cuando fue llevado por el Señor al cielo.
  “2 Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. 3 Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), 4 que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.” (2 Cor 12:2-4)
 Estos datos y muchos datos históricos que comprueban que la Iglesia nunca dejó de predicar ni de enseñar esta teología sino hasta finales del siglo 17 y mediados del siglo 19, nos conminan a enfatizar esta enseñanza. En el rapto de la Iglesia Cristo viene solo, se queda en los aires, nunca pone su pie en la tierra, hay resurrección de los muertos en Cristo y satanás no sufre castigo alguno. Todo esto ocurre repentinamente, en un abrir y cerrar de ojos.
 Tenemos que indicar que la Segunda Venida es descrita en la Biblia como un acontecimiento para rescatar al pueblo de Israel. En esta, todo ojo verá al Señor, Él viene con los santos, coloca su pie en el Monte de los Olivos y satanás es apresado. 
 
El rapto de la Iglesia ocurre antes que la Segunda Venida de Cristo.[10]

 Un dato significativo de todo este proceso escatológico (proceso del tiempo del fin) es que la Biblia no nos ofrece señales para el rapto de la Iglesia. La Biblia nos ofrece señales para la Segunda Venida Cristo. O sea, que lo que estamos contemplando en Europa son señales de la Segunda Venida. Esto implica que lo que ha de ocurrir antes está mucho más cerca de los que pensamos.
             El significado de estos datos nos debe conminar a redoblar nuestro trabajo por Cristo y en Su reino. Hay mucho por hacer y poco tiempo para lograrlo. Como dice la Biblia en los versos que citamos en el epígrafe de esta reflexión: “Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el fin.”
 (Mat 24:6b, DHH)


  Hay muchos hijos, padres, madres, esposos, abuelos, amigos, compañeros de estudio y de trabajo   que tienen que ser ganados para Cristo. Hay muchos Cristianos rezagados y desconectados que necesitan  ser devueltos al centro de la fe Cristiana. Hay muchas áreas de la vida y de nuestro servicio que tenemos que impactar con el mensaje del Evangelio.
 El mundo arde en llamas del error, de la violencia y del descontrol. Los creyentes en Cristo tenemos la responsabilidad de que arda en la llamas del fuego del Espíritu de Dios. Es cierto que el día de nuestra redención está a las puertas. Es también cierto que no podemos bajar los brazos ni sentarnos a esperar por ese día.

 El mundo arde en las llamas provocadas por la dejadez, del desaliento y de la pereza de muchos sectores de la Iglesia. Es tiempo de que retomemos el fuego que Dios puso en nosotros, como lo puso en el corazón del profeta Jeremías (Jer 20:9). Es tiempo de avivar el fuego del don que Dios ha puesto dentro de cada uno de nosotros (2 Tim 1:6).

 La Iglesia en Ucrania no se ha rendido. La fotografía que incluimos al final de estar reflexión fue captada por varios medios de comunicación, incluyendo CNN. La Iglesia allí no se ha rendido. Los Pastores Timothy & Rhoda Sloan, en Lutsk, Ucrania, enviaron este comunicado hace menos de 48 horas:
  “Es muy posible que este sea nuestro último medio de correspondencia durante algún tiempo. La guerra es inminente y las consecuencias terribles. Se ha declarado un estado de emergencia y esto será seguido por la ley marcial. Los jóvenes ucranianos de 16 años de edad están siendo llamados a servir en el ejército y los ucranianos tienen derecho a portar armas. Justo ahora, mientras escribimos este artículo, está ocurriendo un gran ataque cibernético que ha afectado a los bancos ucranianos, así como a los sitios web del gobierno. Se pide a los ciudadanos ucranianos que abandonen Rusia con urgencia y nuestra moneda local está en caída libre. *Rhoda y yo no nos vamos - ¿Cómo podemos?* Como anciano en la asamblea, mi responsabilidad es pastorear en todo momento. Sería un testimonio terrible levantarse y dejar a los creyentes de Lutsk. 
  
 Nos hemos estado preparando para este día. Rhoda y yo hemos comprado generadores, combustible, alimentos, etc., ya que nos gustaría convertir el Salón del Evangelio en un lugar de refugio para acomodar y alimentar a los creyentes de la asamblea que enfrentarán muchas dificultades. Dios está a punto de darnos una gran oportunidad para mostrar nuestra fe cristiana de manera práctica y llegar a nuestra comunidad con el Evangelio.
  
 Es posible que Rhoda y yo tengamos que mudarnos de nuestro apartamento ya que estamos cerca del aeródromo militar de Lutsk y en el piso 14 de nuestro bloque de apartamentos tenemos la sede central de la SBO, la policía secreta ucraniana. ¡A medida que cerramos, los aviones militares se pueden escuchar en lo alto y deseamos sus oraciones! No somos más valientes que usted, pero confiamos en que estamos donde Dios espera que estemos. Daniel 4:17”
   
  Una pregunta final: ¿estaremos verdaderamente preparados para el regreso de nuestro Señor y Salvador? Tal y como dice la Escritura:
   
 “44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. 45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? 46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.” (Mat 24:44-46)
              Oramos para que Cristo nos encuentre haciendo así en medio de un mundo en llamas.
 
   [1] https://worldpopulationreview.com/countries/countries-by-gdp
   [2] La Vida de la Razón, Volumen 1: La razón en el Sentido Común, 1905.
   [3] https://www.20minutos.es/opiniones/guillermo-fatas-pueblos-conocen-historia-condenados-repetirla-santayana-3103182/
   [4] https://www.cnn.com/2022/02/22/politics/mitt-romney-russia-ukraine/index.html
   [5] https://www.deseret.com/u-s-world/2022/2/22/22946376/mitt-romney-russia-2012-comments-cnn-reaction-ukraine
   [6] Graham, Billy. El Mundo en llamas. 1981. El Paso,TX:Casa Bautista (publicado en inglés bajo el título “World Aflame”, 1965)
   [7] Ibid. p.10
   [8] Hauck, F., & Schulz, S. (1964–). πορεύομαι, εἰσπορεύομαι, ἐκπορεύομαι. G. Kittel, G. W. Bromiley, & G. Friedrich (Eds.), Theological dictionary of the New Testament (electronic ed., Vol. 6, p. 569-572). Grand Rapids, MI: Eerdmans.
   [9] Ibid. p.572.
   [10] Se le llama Segunda Venida porque la primera venida ocurrió en el primer siglo de era Cristiana cuando Él se encarnó, nació, murió y resucitó venciendo el pecado y la muerte por nosotros.  

Posted in
Tagged with ,

No Comments


Categories

Archive

 2022

Recent

Tags